UNIDAD

 

1

 

CONTENIDO

 

1

CONTENIDO  

         

INDICADOR DE LOGRO

Normas de convivencia ciudadana (De respeto, orden aseo, prevención y seguridad).       

1.1 Participa activamente en la elaboración y ejecución de proyectos.

VALORES A TRABAJAR

Laboriosidad, respeto, convivencia. Otros valores que se pueden trabajar son: solidaridad, responsabilidad, orden, servicio.

​__________________________________________________________________________________

 

DEFINICIÓN DE VALORES

LABORIOSIDAD: “cumple diligentemente las actividades necesarias para alcanzar progresivamente su propia madurez natural y sobrenatural en el trabajo profesional y en el cumplimiento de los demás deberes” (Isaacs, 2003).

 

La virtud de la fortaleza consta de dos partes – resistir y acometer –. La laboriosidad ayuda al segundo aspecto. La capacidad de acometer, de llevar a cabo diferentes actividades con empeño, supone que la persona tiene unos motivos suficientes para superar los obstáculos (Isaacs, 2003).

 

El trabajar u ocuparse de un ejercicio u obra es quizás la actividad más importante del hombre, pues este es el origen de todas las bondades materiales necesarias para vivir. Trabajar significa afanarse, esforzarse, atarearse, organizar la conducta en pos de una meta (Sánchez & Martínez, Web para la paz, bloques de actividades, s.f.).

 

“El niño pequeño ha de conocer desde bien temprano que, aunque el juego ha de ocupar la mayor parte de su vida cotidiana, no todo es juego, y hay cosas que deben ser hechas, aunque incluso sean tediosas o cansadas, y que determina obligaciones de estricto cumplimiento, ello, por supuesto, acorde con las particularidades de la edad. Se enseñará a los niños a realizar tareas de ayuda a la familia en el hogar, cooperar en el esfuerzo conjunto de la familia por mantener un hogar limpio, organizado, donde la familia pueda tener espacio alegre y bonito” (Sánchez & Martínez, s.f.).

 

Video sugerido para reforzar el concepto de la laboriosidad (Ministerio Infantil Adolescente (Productor), 2016).

 

EL RESPETO: “es actuar o dejar de actuar, procurando no perjudicar ni dejar de beneficiarse a sí mismo ni a los demás, de acuerdo con sus derechos, con su condición y con sus circunstancias” (Isaacs, 2003).

 

La necesidad del valor del respeto es evidente en nuestra sociedad. Este valor es la base de muchos otros y también base para una convivencia armónica.

 

El aprendizaje y puesta en práctica del valor del respeto ayudará a los niños a ser mejores miembros de la sociedad, mejores amigos, mejores hijos.

 

Videos sugeridos para reforzar el concepto de respeto: (Parlamento Cívico, 2013), (Comisión Estatal de los Derechos Humanos del Estado de Chihuahua, 2016).

CONVIVENCIA: “Vivir en compañía de otro u otros” (Real Academia Española, 2014).

 

CONVIVENCIA ESCOLAR Y FAMILIAR: Convivencia Escolar y familiar se refiere a “la coexistencia pacífica de los miembros de la comunidad educativa o familiar, que supone una interrelación positiva entre ellos y permite el adecuado cumplimiento de los objetivos educativos y familiares en un clima que propicia el desarrollo integral de los educandos y los miembros de la familia” (Ministerio de Educación Gobierno de Chile, s.f.).

 

“Al promover una educación integral, donde los educandos se desarrollan tanto académica como personal y socialmente, les permitimos adquirir las herramientas necesarias para lograr vivir una vida sana y relacionarse armónicamente con los demás en los diversos contextos que se pueden encontrar tanto dentro como fuera de la escuela” (Colegios Alcántara y Alicante, s.f.).

 

Video sugerido para reforzar el concepto de convivencia (Pixar, 2011):

ACTIVIDAD DIDÁCTICA

Leer la fábula “La cigarra y la hormiga”.

VALORACIÓN / REFLEXIÓN
COMPROMISO
  • Convivir con mis semejantes de manera armónica.

  • Respetar a los miembros de mi familia, escuela y comunidad.

  • Colaborar con el orden y aseo de mi casa, escuela y comunidad.

HABILIDADES SOCIALES
  • Colaborar con los demás.

  • Convivir en paz.

  • Ser agradecido.

  • Respetar a mis semejantes.

EVALUACIÓN
  • Observar la participación de los estudiantes durante la discusión. Así mismo pedir que ejemplifiquen situaciones de la vida cotidiana donde ellos practican los valores estudiados.

ANEXO

El docente leerá la fábula y al finalizar la narración hará preguntas a los niños, en una segunda parte se realizará una conversación ética sobre la laboriosidad.

 

El objetivo es desarrollar en los niños conocimientos acerca de la laboriosidad a través de la conversación, observación y explicación.

 

Se necesita tener lista la fábula y también alguna imagen alusiva a la misma.

 

Preguntas posteriores a la lectura.

¿Qué te pareció la fábula?

¿Qué opinas de los personajes?

¿Qué le recomendarías a la cigarra?

Fábula: “La cigarra y la hormiga” (Sánchez & Martínez, s.f.)

Había una vez una cigarra, que cómodamente sentada bajo la sombra de un árbol, cantaba y cantaba con alegría durante todo el verano. En cambio, su vecina, la hormiga laboriosa, trabajaba sin descanso bajo el ardiente sol, transportando semillas y granos.

Entre una canción y otra, la cigarra le preguntaba a la hormiga:

“¿Por qué no dejas de trabajar? ¡Podrías cantar conmigo!”

La hormiga le respondió incansable: -“No puedo; ¡estoy juntando las provisiones para el invierno porque hará mucho frío y entonces no habrá nada qué comer!”

“El verano es todavía muy largo y hay tiempo suficiente para juntar provisiones. ¡Con este calor es cansadísimo trabajar!”, reía la cigarra.

La cigarra cantó todo el verano hasta que llegó el otoño y luego con el frío invierno vino la nieve y se encontró con que no tenía nada, nada para comer.

Una noche, la cigarra, hambrienta, tocó a la puertita de la casa de la hormiga: -“¡Ábreme, te lo ruego, dame de comer lo que sea!”, suplicó, hundiéndose en la nieve.

La puertecilla se abrió y se asomó la hormiga: -“Ahora te reconozco. Tú eres la cigarra. ¿Qué hiciste durante todo el verano, mientras yo trabajaba?”

-“¡Cantaba!”, respondió la cigarra.

La hormiga cerró la puerta y dijo: -“¿Estuviste cantando? Bueno, ¡pues ahora baila!”

Consistirá en una conversación ética sobre la actitud de los personajes de la fábula “La cigarra y la hormiga”. 
El educador leerá nuevamente la fábula y formulará a los niños las preguntas siguientes:
¿Es correcta la actitud de la cigarra? ¿Por qué?
¿Es correcta la actitud de la hormiga? ¿Por qué?

Posteriormente se puede conversar sobre el valor de la “Laboriosidad”
“Las personas y animales laboriosos son aplicados al trabajo, son como la hormiguita de la fábula, así debemos ser todos”.
El educador pondrá ejemplos de personas laboriosas, que pueden ser los padres de los niños, los trabajadores de la escuela, etc., e invitarlos a que ellos también propongan algunos ejemplos.

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE EL SALVADOR

© 2018

  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES