UNIDAD

 

3

 

CONTENIDO

 

1

CONTENIDO  

         

Dimensiones de la personalidad moral (autoconocimiento, autonomía, autorregulación, capacidad de diálogo, habilidades sociales para la convivencia, razonamiento moral, comprensión crítica, empatía y perspectiva social, capacidad para transformar el entorno).

INDICADOR DE LOGRO

3.1 Dimensiones de la personalidad moral (autoconocimiento, autonomía, autorregulación, capacidad de diálogo, habilidades sociales para la convivencia, razonamiento moral, comprensión crítica, empatía y perspectiva social, capacidad para transformar el entorno).

VALORES A TRABAJAR

Libertad y Sociabilidad.

Definición de: Autonomía.

​__________________________________________________________________________________

 

DEFINICIÓN DE VALORES

LIBERTAD: es el poder, radicado en la razón y en la voluntad, de obrar o de no obrar, de hacer esto o aquello, de ejecutar así por sí mismo acciones deliberadas. Por el libre arbitrio cada uno dispone de sí mismo. La libertad es en el hombre una fuerza de crecimiento y de maduración en la verdad y la bondad. (Catecismo de la Iglesia, s.f.)

 

Es esa capacidad que poseemos todos los seres humanos para escoger voluntariamente entre varias cosas, una. La inteligencia le da a escoger a la voluntad varias cosas y se las presenta para que opte por una. La voluntad, según las opciones que le presente la inteligencia, decide aceptarlas o rechazarlas. (Lira, s.f.)

 

El valor de la autonomía, lígalo directamente al de libertad les permite a los jóvenes ser conocedores de la posibilidad de actuar frente a las diversas realidades de su entorno en concordancia a sus propias posibilidades, expectativas, convicciones y formas de pensamiento; que nacen a la luz de su propio concepto como persona, la estima que posee de sí mismo y la personalidad que le define. Pero, estas acciones no inciden únicamente a nivel personal, al contrario, la libertad con la que actúa y toma decisiones se consolidan en su contacto con otros y la empatía que esta convivencia implica.

 

Vídeo sugerido para reforzar el concepto de libertad:

SOCIABILIDAD: Aprovecha y crea los cauces adecuados para relacionarse con distintas personas y grupos, consiguiendo comunicar con ellas a partir del interés y preocupación que muestra por lo que son, por lo que dicen, por lo que hacen, por lo que piensan y por lo que sienten. (Isaacs, 2003)

 

La sociabilidad recobra su sentido real al considerar a la persona humana como ser social. La persona necesita de los demás para su propio proceso de mejora, y tiene el deber de ayudar a los demás a desarrollarse lo mejor posible.(Isaacs, 2003)

 

La capacidad de los jóvenes para socializar (convivir) de forma solidaria, justa, caritativa y humana radica en gran manera en los primeros contactos establecidos en su infancia.

 

Este valor impulsa a los estudiantes a buscar y cultivar las relaciones con otras personas armonizando los mutuos intereses e ideas para encaminarlos hacia un fin común, independientemente de las circunstancias personales que a cada uno rodean. Esto no significa que al vivenciar este valor los jóvenes pierden su propia autonomía o su personalidad, al contrario, este valor les permite a éstas consolidarse y educarlas para la coexistencia con otras autonomías y personalidades.

 

En el aula será necesario que tanto los educandos como lo educadores contribuyan de forma positiva a la sociabilidad, por ejemplo, los profesores deberán mostrar interés por cada uno de sus alumnos (llamarlos por su nombre, reconocer en ellos habilidades y actitudes que le hacen único dentro del grupo, etc.). Los docentes pueden convertirse en los mejores guías positivos para una vida más sociable, pues los impulsan no sólo a mejorar como alumnos, sino a contribuir en la mejora del grupo y a participar en actividades de beneficio común para su centro educativo y la sociedad entera.

 

Por otro lado, los estudiantes, deben ser conscientes que, al tener contacto con personas diferentes, aumentan la posibilidad de aprender de su experiencia y obtener otra perspectiva de la vida para mejorar la propia, para que más adelante pueda contribuir a su desarrollo personal y así comenzar una espiral sin fin en la cual todos se ven beneficiados.

 

Es preciso reconocer que el centro educativo es uno de los escenarios que más oportunidad de socializar ofrece, por un lado, son muchas las horas que los jóvenes permanecen en él y por otro, es ahí donde convergen personas completamente diferentes (edades, sexo, responsabilidades, expectativas, etc.), el reto será lograr unificar esas diferencias sin perder la propia esencia y personalidad. 

 

Vídeo sugerido para reforzar el concepto de sociabilidad (convivencia):

AUTONOMÍA: “Consiste en el actuar o regirse por uno mismo de acuerdo con principios o normas que hemos elegido libremente y que podemos justificar. Etimológicamente, significa darse una ley a uno mismo”. (Universidad Nacional Autónoma de México, 2014).

 

La autonomía se opone a la heteronomía, que consiste en actuar siguiendo sólo lo que dicen los demás por presión o por coacción. Es autónomo quien se pone límites a sí mismo, y no el que hace cualquiera cosa por sí mismo, sin poderla justificar como correcta o adecuada. (Universidad Nacional Autónoma de México, 2014).

 

Los jóvenes demandan día a día la oportunidad de tomar sus propias decisiones, controlar sus impulsos y sobre todo establecer sus propios límites. Pero, será necesario orientar esta búsqueda interminable de autonomía propia de su edad. Deberán aprender que autonomía es más que considerar que es absoluto o que nadie es ni será capaz de orientarle de la forma más acertada como él mismo lo haría, bajo el amparo de que sabe qué le gusta, qué espera y de lo que es capaz.

 

No deben confundir los jóvenes autonomía con libertinaje, pues la autonomía también va acompañada de la responsabilidad.

 

Orientar esta autonomía es responsabilidad de los padres y maestros, sin que esto signifique coartar la individualidad, libertad y potencialidad del joven, se trata más bien de formar las conciencias para la búsqueda de un sano desarrollo integral.

           

Esta autonomía depende en gran medida del auto concepto y autoestima que haya formado el educando hasta esta edad. Que le permite ser capaz de establecer juicios morales acertados, desarrollar su capacidad de análisis, la autorregulación de sus acciones y sobre todo la capacidad de vincularse de forma directamente con las realidades que forman parte de su entorno.

 

Vídeo sugerido para reforzar el concepto de autonomía:

ACTIVIDAD DIDÁCTICA

Para la autonomía: ¿A quién veo? (Ver anexo)

Para la convivencia: Soy parte de la comunidad (Ver anexo)

VALORACIÓN / REFLEXIÓN

Puedo reconocer quién soy.

Soy capaz de manifestar mis sentimientos, ideales, limitantes, etc., con otros.

Mis habilidades sociales pueden mejorarse.

Qué tan identificado me siento con las realidades de mi entorno.

COMPROMISO
  • Fortalecer mis habilidades.

  • Trabajar constantemente en mis limitantes.

  • Mantener una autoestima y autoconcepto saludable.

  • No criticar de forma destructiva a otros, ni a mi persona.

  • Involucrarme más en las realidades de mi entorno.

HABILIDADES SOCIALES
  • Escucha activa.

  • Respeto por las realidades del entorno.

  • Pensamiento positivo.

  • Empatía.

  • Solidaridad.

  • Trabajo en equipo.

  • Capacidad de escucha y expresión de ideas y sentimientos.

EVALUACIÓN

Durante el desarrollo de las actividades:

  • A partir de las manifestaciones de los educandos respecto a su personalidad, ponderar la capacidad de conocerse.

  • Se observará el involucramiento en el desarrollo de las actividades.

  • Se tomará en cuenta la empatía demostrada por los alumnos.

  • El trabajo en equipo será pieza clave de evaluación.

ANEXOS

 

Actividad 1: ¿A quién veo?

 

Propósito: que los alumnos desarrollen la capacidad de expresar el conocimiento que de sí mismo poseen.

 

Desarrollo:

  • Se pedirá a los estudiantes en una clase antes del desarrollo del contenido que lleven un espejo, esto tendrá como objetivo que los educandos puedan por unos minutos verse así mismo en él y pensar en las siguientes interrogantes.

 

  1. Qué aspectos físicos son positivos en mí.

  2. Qué aspectos físicos no son gratos en mí.

  3. Qué virtudes me hacen ser quien soy.

  4. Qué defectos me hacen ser quien soy.

  5. Por qué soy importante como persona.

  6. Qué me hace ser un buen hijo, hermano, amigo, alumno y compañero.

 

  • Luego tendrán que escribirlas en una hoja con su nombre.

  • Se pedirá que de forma voluntaria expresar sus respuestas sin temor a ser juzgados.

  • Por últimos unos cuántos alumnos por iniciativa propia manifestarán que experiencia les provocó la actividad.

 

Al finalizar la actividad todos los educandos depositarán su hoja en una caja sellada y se les entregará el último día de clase, con el objetivo de revisar nuevamente lo escrito y comparar si hay algún cambio positivo o negativo hasta la fecha.

 

 

Actividad 2: Soy parte de la comunidad

Propósito: que los alumnos logren convertirse en auténticos transformadores de su entorno a través de la participación activa en su comunidad.

 

Desarrollo:

Los estudiantes, con ayuda del docente, seleccionarán a un grupo de su comunidad (ancianos, hogares de niños, hospitales, personas sin hogar, etc.) y como equipo organizarán un convivio que les permita ser agentes de cambio en su entorno, principalmente tendrán la oportunidad de humanizarse con las necesidades de otros, lo que les ayudará a reforzar su autoconcepto y autoestima.

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE EL SALVADOR

© 2018

  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES