UNIDAD

 

3

CONTENIDO

4

CONTENIDO  

         

INDICADOR DE LOGRO

Si cuido la naturaleza me cuido a mí mismo.

3.4. Propone   acciones de sensibilización al cuidado del medio ambiente que contribuyan a mejorar la calidad de vida de la población, ante el impacto del deterioro ambiental.

​__________________________________________________________________________________

 

DEFINICIÓN DE VALORES

BIEN COMÚN: es el conjunto de condiciones de la vida social que hacen posible a las asociaciones y a cada uno de sus miembros el logro más pleno y más fácil de la propia perfección. No consiste en la simple suma de los bienes particulares de cada sujeto del cuerpo social. Siendo de todos y de cada uno es y permanece común, porque es indivisible y porque sólo juntos es posible alcanzarlo, acrecentarlo y custodiarlo, también en vistas al futuro. (Pontificio Consejo Justicia y Paz, 2004)

 

La tutela del medio ambiente constituye un desafío para la entera humanidad: se trata del deber común y universal de respetar un bien colectivo, destinado a todos, impidiendo que se puedan utilizar impunemente las diversas categorías de seres vivos o inanimados, animales, plantas, elementos naturales según las propias exigencias. La naturaleza tiene una diversidad biológica, siendo vital para el equilibrio ambiental de todo el planeta.

 

Los bosques contribuyen a mantener los esenciales equilibrios naturales, indispensables para la vida. Su destrucción, incluida la causada por los irrazonables incendios dolosos, acelera los procesos de desertificación con peligrosas consecuencias para las reservas de agua y pone en peligro la vida de muchos pueblos indígenas y el bienestar de futuras generaciones. (Pontificio Consejo Justicia y Paz, 2004)

 

“Todos, personas y sujetos institucionales, deben sentirse comprometidos en la protección del patrimonio forestal, y donde sea necesario, promover programas adecuados de reforestación”. (Pontificio Consejo Justicia y Paz, 2004)

 

La responsabilidad de salvaguardar el medio ambiente, patrimonio común del género humano, se extiende no sólo a las exigencias del presente, sino también a las del futuro: “herederos de generaciones pasadas y beneficiándonos del trabajo de nuestros contemporáneos, estamos obligados para con todos y no podemos desinteresarnos de los que vendrán a aumentar todavía más el circulo de la familia humana. (Pontificio Consejo Justicia y Paz, 2004)

 

“Se trata de una responsabilidad que las generaciones presentes tienen respecto a las futuras, una responsabilidad que incumbe también a cada Estado y a la Comunidad Internacional”. (Pontificio Consejo Justicia y Paz, 2004)

 

La naturaleza en efecto, no es una realidad sagrada o divina, vedada a la acción humana. Es, más bien, un don entregado por el Creador a la comunidad humana, confiado a la inteligencia y a la responsabilidad moral del hombre. Por ello, el hombre no comete un acto ilícito cuando, respetando el orden, la belleza y la utilidad de cada ser vivo y de fu función en el ecosistema, interviene modificando algunas características y propiedades de estos. (Pontificio Consejo Justicia y Paz, 2004)

 

Video sugerido para reforzar el concepto de bien común.

Bien común y Responsabilidad ante el medio ambiente

VALORES A TRABAJAR

RESPETO A LA NATURALEZA: el auténtico desarrollo humano posee un carácter moral y supone el pleno respeto a la persona humana, pero también debe prestar atención al mundo natural y tener en cuenta la naturaleza de cada ser y su mutua conexión en un sistema ordenado, la degradación de la naturaleza está estrechamente unida a la cultura que modela la convivencia humana. El Papa Benedicto nos propuso reconocer que el ambiente natural está lleno de heridas producidas por nuestro comportamiento irresponsable. (Pontificio Consejo Justicia y Paz, 2004)

 

El derroche de la creación comienza donde no reconocemos ya ninguna instancia por encima de nosotros, sino que sólo nos vemos a nosotros mismos.

La visión bíblica inspira las actitudes de los cristianos con respecto al uso de la tierra y al desarrollo de la ciencia y de la técnica.

 

Los resultados de la ciencia y de la técnica son, en sí mismos, positivos: los cristianos lejos de pensar que las conquistas logradas por el hombre se oponen al poder de Dios y que la criatura racional pretende rivalizar con el Creador, están, por el contrario, persuadidos de que las victorias del hombre son signo de la grandeza de Dios y consecuencia de su inefable designio. El hombre puede actuar, pero con una actitud de respeto hacia las demás criaturas vivientes.

 

El hombre no debe olvidar que su capacidad de transformar y, en cierto sentido de crear el mundo con el propio trabajo se desarrolla siempre sobre la base de la primera y originaria donación de las cosas por parte de Dios.

 

A causa de los poderosos medios de transformación que brinda la civilización tecnológica, a veces parece que el equilibrio hombre-ambiente ha alcanzado un punto crítico. Se ha errado al creer que cuenta con una cantidad ilimitada de energía y de recursos utilizables que su regeneración inmediata es posible y que los efectos negativos de más manipulaciones de la naturaleza pueden ser fácilmente absorbidos, se ha difundido y prevalece una concepción reductiva que entiende el mundo natural en clave mecanicista y el desarrollo en clase consumista.

 

Los nuevos estilos de vida deben estar presididos por virtudes como la sobriedad, la templanza, la autodisciplina, tanto a nivel personal como social. Es necesario abandonar la lógica del mero consumo y promover formas de producción agrícola e industrial que respeten el orden de la creación y satisfagan las necesidades primarias de todos.

 

Video sugerido para reforzar el respeto al medio ambiente.

ACTIVIDAD DIDÁCTICA

Lectura de cuento: el jardín natural. (Ver anexo)  

VALORACIÓN / REFLEXIÓN

¿Cómo cuido el medio ambiente en el que vivo?

¿Cuido y respeto la vida y bienestar de los animales?

¿Promuevo que los demás se interesen por cuidar el medio ambiente?

COMPROMISO
  • Cuidar con más empeño las plantas sembradas en la escuela y en casa.

  • Respetar la vida y bienestar de los animales.

  • Mantener aseado el lugar donde paso más tiempo: la escuela, mi grado.

HABILIDADES SOCIALES
  • Dedicar tiempo, antes de la clase, para ordenar y recoger la basura.

EVALUACIÓN

Observar y ponderar el comportamiento de respeto de los animales y todo el medio ambiente que rodea al alumno en la escuela.

Regar las plantas antes de iniciar las clases.

ANEXO

 

Cuento: EL JARDIN NATURAL

Propósito: que los estudiantes comprendan lo importante que es cuidar el medio ambiente.

 

Hubo una vez un rey que tenía un gran palacio cuyos jardines eran realmente maravillosos. Allí vivían miles de animales de cientos de especies distintas, de gran variedad y colorido, que convertían aquel lugar en una especie de paraíso del que todos disfrutaban.

Sólo una cosa en aquellos jardines disgustaba al rey: prácticamente en el centro del lugar se veían los restos de lo que siglos atrás había sido un inmenso árbol, pero que ahora lucía apagado y casi seco, restando brillantez y color al conjunto. Tanto le molestaba, que finalmente ordenó cortarlo y sustituirlo por un precioso juego de fuentes.

Algún tiempo después, un astuto noble estuvo visitando al rey en su palacio. Y en un momento le dijo disimuladamente al oído:

- Majestad, sois el más astuto de los hombres. En todas partes se oye hablar de la belleza de estos jardines y la multitud de animales que los recorren. Pero en el tiempo que llevo aquí, apenas he podido ver otra cosa que no fuera esta fuente y unos pocos pajarillos... ¡Qué gran engaño!

El rey, que nunca pretendió engañar a nadie, descubrió con horror que era verdad lo que decía el noble. Llevaban tantos meses admirando las fuentes, que no se habían dado cuenta de que apenas quedaban unos pocos animales. Sin perder un segundo, mandó llamar a los expertos y sabios de la corte. El rey tuvo que escuchar muchas mentiras, inventos y suposiciones, pero nada que pudiera explicar lo sucedido. Ni siquiera la gran recompensa que ofreció el rey permitió recuperar el esplendor de los jardines reales.

Muchos años después, una joven se presentó ante el rey asegurando que podría explicar lo sucedido y recuperar los animales.

Lo que pasó con su jardín es que no tenía suficientes excrementos, majestad. Sobre todo, de polilla.

Todos los presentes rieron el chiste de la joven. Los guardias se disponían a expulsarla cuando el rey se lo impidió.

- Quiero escuchar la historia. De las mil mentiras que he oído, ninguna había empezado así.

La joven siguió muy seria, y comenzó a explicar cómo los grandes animales de aquellos jardines se alimentaban principalmente de pequeños pájaros de vivos colores, que debían su aspecto a su comida, compuesta por unos coloridos gusanos a su vez se alimentaban de varias especies rarísimas de plantas y flores que sólo podían crecer en aquel lugar del mundo, siempre que hubiera suficiente excremento de polillas... y así siguió contando cómo las polillas también eran la base de la comida de muchos otros pájaros, cuyos excrementos hacían surgir nuevas especies de plantas que alimentaban otros insectos y animales, que a su vez eran vitales para la existencia de otras especies... Y hubiera seguido hablando sin parar, si el rey no hubiera gritado.

- ¡Basta! ¿Y se puede saber cómo sabes tú todas esas cosas, siendo tan joven?, preguntó.

- Pues porque ahora todo ese jardín está en mi casa. Antes de haber nacido yo, mi padre recuperó aquel viejo árbol arrancado del centro de los jardines reales y lo plantó en su jardín. Desde entonces, cada primavera, de aquel árbol surge miles y miles de polillas. Con el tiempo, las polillas atrajeron los pájaros, y surgieron nuevas plantas y árboles, que fueron comida de otros animales, que a su vez lo fueron de otros... Y ahora, la antigua casa de mi padre está llena de vida y color. Todo fue por las polillas del gran árbol.

- ¡Excelente! -exclamó el rey-. Ahora podré recuperar mis jardines. Y a ti, te haré rica. Asegúrate de que dentro de una semana todo esté listo. Utiliza tantos hombres como necesites.

- Me temo que no podrá ser majestad- dijo la joven-. Si queréis, puedo intentar volver a recrear los jardines, pero no viviréis para verlo. Hacen falta muchísimos años para recuperar el equilibrio natural. Con mucha suerte, cuando yo sea anciana podría estar listo. Esas cosas no dependen de cuántos hombres trabajen en ellas.

El rostro del anciano rey se quedó triste y pensativo, comprendiendo lo delicado que es el equilibrio de la naturaleza, y lo imprudente que fue al romperlo tan alegremente. Pero amaba tanto aquellos jardines y aquellos animales, que decidió construir un inmenso palacio junto a las tierras de la joven. Y con miles de hombres trabajando en la obra, pudo verla terminada en muchísimo menos tiempo del que hubiera sido necesario para restablecer el equilibrio natural de aquellos jardines en cualquier otro lugar. (cuentosparadormir.com, s.f.)

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE EL SALVADOR

© 2018

  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES