UNIDAD

 

4

 

CONTENIDO

 

1

CONTENIDO  

         

INDICADOR DE LOGRO

Practico mis deberes y derechos (Derechos y deberes del niño y la niña en familia, centro escolar y comunidad).

4.1 Muestra actitudes de respeto hacia los derechos de sus compañeros,     compañeras y personas adultas del centro educativo.

VALORES A TRABAJAR

Puntualidad, Respeto, Responsabilidad. Otros valores que se pueden trabajar son: Convivencia, integridad, igualdad.

​__________________________________________________________________________________

 

DEFINICIÓN DE VALORES

PUNTUALIDAD: “Es el cuidado y diligencia en llegar a un lugar o partir de él a la hora convenida o de hacer las cosas a su debido tiempo”. (Fernández, s.f.)

 

La puntualidad es uno de los deberes que se deben aprender desde casa, es allí donde se nos inculca a levantarse temprano y desayunar para poder llegar a tiempo a la escuela.

 

“El tiempo es un recurso no renovable, de allí su extremado valor. Por eso la puntualidad es cortesía, educación y respeto. La impuntualidad es una muestra de falta de cultura, es no apreciar el tiempo de los otros ni el propio”. (La familia.info, 2009)

 

“El valor de la puntualidad es la disciplina de estar a tiempo para cumplir nuestros compromisos adquiridos deliberadamente: una cita del trabajo, una reunión de amigos, un compromiso de la oficina, un trabajo pendiente por entregar, una cita médica...”. (La familia.info, 2009)

 

“La puntualidad es necesaria para dotar a nuestra personalidad de carácter, orden y eficacia, pues al vivir este valor en plenitud estamos en condiciones de realizar más actividades, desempeñar mejor nuestro trabajo, ser merecedores de confianza”. (La familia.info, 2009)

 

Video sugerido para reforzar el valor de la puntualidad:

 

RESPETO: “Actúa o deja actuar, procurando no perjudicar ni dejar de beneficiarse a sí mismo ni a los demás, de acuerdo con sus derechos, con su condición y con sus circunstancias”. (Isaacs, s.f.)

 

“El respeto es la base fundamental para una convivencia sana y pacífica entre los miembros de una sociedad. Para practicarlo es preciso tener una clara noción de los derechos fundamentales de cada persona, entre los que se destaca en primer lugar el derecho a la vida, además de otros tan importantes como el derecho a disfrutar de su libertad, disponer de sus pertenencias o proteger su intimidad, por sólo citar algunos entre los muchos derechos sin los cuales es imposible vivir con orgullo y dignidad. El respeto abarca todas las esferas de la vida, empezando por el que nos debemos a nosotros mismos y a todos nuestros semejantes, hasta el que le debemos al medio ambiente, a los seres vivos y a la naturaleza en general, sin olvidar el respeto a las leyes, a las normas sociales, a la memoria de los antepasados y a la patria en que nacimos. El respeto comienza en la misma persona, está basado en la percepción que ésta tenga sobre sí misma”. (Sinalefa, 2009)

 

Videos sugeridos para el valor del respeto:

RESPONSABILIDAD: “Se define como la cualidad que profesan las personas que ponen cuidado y atención en lo que hacen o deciden, y como tal implica la libertad. Una persona responsable es aquella que está obligada a responder de ciertos actos. A su vez indica la competencia de un individuo”. (waece.org, s.f.)

 

“¿Qué significado tiene ser responsable para los niños?

La responsabilidad garantiza el cumplimiento de los compromisos adquiridos y genera confianza y tranquilidad entre las personas. Toda responsabilidad está estrechamente unida a la obligación y al deber. Ambos conceptos constituyen la materia prima de la responsabilidad”. (guiainfantil.com, s.f.)

 

Responsabilidad Ambiental

 

“Entendido como la obligación de responder de los actos o decisiones que otros hacen. Por lo tanto, cada persona es responsable de asumir, responder o dar cuenta de sus propias acciones en diferentes aspectos. La responsabilidad Ambiental, es un deber de cada generación proteger y mantener su ambiente en beneficio de sí misma y del mundo entero. Todos somos responsables actualmente del deterioro ambiental que se está causando con todos los problemas ambientales tanto a nivel nacional como mundial.

 

La preservación y cuidado del ambiente, no solo es responsabilidad del estado o de un presidente, sino también con la activa participación de la sociedad y todos sus habitantes de garantizar un mundo libre de contaminación.

 

Es urgente que cese la irresponsabilidad y la insensibilidad. El futuro de la vida está en manos de la humanidad. Llego la hora de estar consciente que somos responsables de construir un futuro distinto, que pueda restablecer los equilibrios ecológicos para que la especie humana y la biodiversidad puedan subsistir para siempre”. (Temasambientales.com, s.f.)

 

Video sugerido para reforzar el valor de la responsabilidad:

ACTIVIDAD DIDÁCTICA
  • Lectura de la anécdota para los enamorados del fútbol (ver anexo).

  • Lectura del cuento una gatita sin prisas (ver anexo).

VALORACIÓN / REFLEXIÓN
  • ¿Muestro respeto a mis compañeros?

  • ¿Qué tipo de responsabilidades poseo? ¿las cumplo?

  • ¿Cómo puedo mejorar mi puntualidad, como un respeto a los demás?

COMPROMISO
  • Llegar temprano a la escuela.

  • Ser puntual en presentar sus tareas.

  • Respetarse a sí mismo y a los demás.

HABILIDADES SOCIALES
  • Llegar puntual a la escuela y a clases.

  • Cumplir con puntualidad las tareas recomendadas.

EVALUACIÓN
  • Observar el comportamiento del estudiante dentro y fuera del salón de clase.

ANEXOS

ACTIVIDAD 1

El docente leerá una anécdota, y reflexionará con sus estudiantes el contenido.

Anécdota para enamorados del fútbol

El sábado 24 de junio de 1950 comenzó a jugarse la Cuarta Copa Mundial de Fútbol. Para dicha ocasión, como no podían ser menos, en la ciudad de Río de Janeiro se construyó simplemente el estadio más grande del mundo. Se le conocería con el nombre del río que transcurre justo enfrente: el Maracaná.

 

Los accesos del estadio no se habían terminado, pero igualmente, y bajo una pertinaz lluvia, el equipo local y México dieron inicio al torneo. El partido comenzó puntualmente, aunque todavía el Presidente de la Nación no había llegado con su familia. El árbitro inglés George Reader acostumbraba en su país a comenzar siempre los encuentros con puntualidad. Luego explicó que la prensa extranjera y los reporteros de radio estaban sujetos a un horario y que debían pasar sus informes a periódicos y emisoras en un momento fijado.

 

Dos semanas después, cuando se disputó el encuentro decisivo frente a Uruguay, el Presidente, su familia y un montón de otros funcionarios estuvieron sentados en sus lugares veinte minutos antes del horario anunciado para el comienzo del partido.

 

ACTIVIDAD 2

El docente leerá un cuento, y reflexionará con los estudiantes su contenido.

 

Cuento: una ratita sin prisas

La ratita Camila siempre llegaba tarde fuera a donde fuese, porque nunca tenía en cuenta el reloj. Por las mañanas se levantaba a la hora que más le apetecía normalmente justo cuando el sol de mediodía llenaba la habitación de su cuarto con esos rayos llenos de luz y calor que le hacían cosquillas en la cara. Luego desayunaba muy muy despacito y con mucha calma y parsimonia.

A Camila le gustaba comenzar el día con buen pie. Por eso desayunaba un buen tazón de leche calentita con un paquete de galletas que troceaba una a una y sumergía hasta el fondo con la cucharita. Saboreaba cada cucharada que introducía en su boca y lamía el tazón hasta no dejar ni rastro.

Después tocaba acicalarse ante su tocador. Como buena ratita, Camila era muy presumida y le gustaba peinarse y repeinarse, ponerse llamativas diademas o bonitas horquillas, pintarse las uñas, lavarse bien los dientes hasta que resplandecieran y echarse algunas gotitas de perfume. Cuando terminaba se planchaba su ropita con mucho cuidado porque no le gustaba nada mirarse al espejo y verse arrugas.

Conociendo la rutina diaria de Camila, sus amigos optaron por quedar con ella por las tardes. Así la ratita tendría tiempo de hacer sus quehaceres por la mañana y no llegaría tarde ni dejaría a todos pasando frío en invierno o derritiéndose como polos en verano.

Pero por las tardes tocaba siesta y Camila no quería saltársela por nada del mundo. Y mucho menos pasar un día sin merendar su tazón de leche con su paquete de galletas. Así que al final de un modo u otro llegaba siempre muy muy tarde a todas las citas porque siempre era más importante ella que los demás y como sabía que sus amigos la esperarían, era impuntual un día sí y otro también.

Al principio las amigas de Camila no se lo tomaban mal. Incluso en uno de sus cumpleaños le regalaron los mejores regalos para que su amistad no se viera truncada por la impuntualidad de la ratita.

Toma Camila, ábrelo – le dijeron a la ratita mientras le entregaban una caja envuelta en papel de regalo.

 

- Oh, ¿un reloj despertador? - dijo algo molesta Camila.

- Sí, para que ya nunca llegues tarde a tus citas con nosotras.

- ¿Y qué es esto? ¿Un reloj de mano? - dijo Camila, poniendo cara mustia.

- Sí. Pensamos que te vendría muy bien y te gustaría, es muy coqueto.

- Pues os habéis equivocado. No me gusta nada. No es para nada mi estilo y sobre todo no pienso usarlo porque no lo necesito – dijo la ratita Camila ante el asombro de sus amigas.

 

Aun así, pasada la sorpresa del primer momento por la reacción de Camila, sus amigas siguieron sin tener en cuenta su falta de puntualidad y continuaron esperando por ella.

Pero llegó un día en que la ratita Camila llegó a su cita con suma puntualidad británica y dio la casualidad que sus amigas llegaron todas tardísimo.

 

Camila entonces comprendió la paciencia y amabilidad de sus amigas hacia ella. Y para agradecerles a todas que no se hubieran cansado nunca de esperarla, prometió que desde ese día nunca más volvería a llegar tarde.

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE EL SALVADOR

© 2018

  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES