UNIDAD

 

4

 

CONTENIDO

 

1

CONTENIDO  

         

INDICADOR DE LOGRO

Participo en diferentes espacios en la comunidad.

4.1 Define acciones para promover la participación en la comunidad e intercambio de opiniones.

​__________________________________________________________________________________

 

DEFINICIÓN DE VALORES

LA PARTICIPACIÓN: Del latín participatĭo, participación es la acción y efecto de participar (tomar o recibir parte de algo, compartir, noticiar). El término puede utilizarse para nombrar a la capacidad de la ciudadanía de involucrarse en las decisiones políticas de un país o región. (Merino, 2010)

 

La participación implica estar involucrado en algo, interactuando con otras personas en base a alguna idea o proyecto concreto. La participación humana puede darse en todos los ámbitos de la vida: familiar, social, político, religioso, entre otros. Esta acción no se limita a una expresión oral, sino que incluye todas las formas de expresión aceptadas socialmente. (UNICEF, 2006)

 

Como seres humanos, los niños, niñas y adolescentes también participan y se expresan en sus espacios de relaciones. Tradicionalmente esta capacidad les había sido limitada pero el reconocimiento de estos/as como sujetos de derechos obliga a entenderlos/as como personas con igualdad de derechos a los/as cuales no se puede discriminar por razones de edad. La perspectiva de los derechos de los niños, niñas y adolescentes cambia el panorama: ya éstos/as no callan cuando hablan los adultos, sino que junto a ellos/as, se expresan y exponen opiniones y las mismas son consideradas. (UNICEF, 2006)

 

Cuando educamos a los niños, niñas y adolescentes para que participen y expresen su opinión contribuimos a la formación de sociedades más democráticas que busquen soluciones a conflictos sobre la base del diálogo y al respeto de las posiciones contrarias. La participación y expresión son valores esenciales en una comunidad pacífica, por lo tanto, todos/as estamos comprometidos/as a inculcarlos a las futuras generaciones. (UNICEF, 2006)

 

Por otro lado, el ejercicio de la participación de los niños, niñas y adolescentes es la mejor expresión de su reconocimiento como sujetos de derechos. Esto implica que los mismos son agentes activos en la promoción y exigencia de los derechos de que son acreedores por ser seres humanos. Al igual que los adultos, tienen derecho a expresar su opinión sobre asuntos que le competen en el ámbito familiar, escolar y comunitario. Igualmente, tienen la capacidad para organizarse y plantear soluciones a problemas que les afectan. (UNICEF, 2006)

Vídeo para reforzar el concepto de participación

Participación y cooperación.

VALORES A TRABAJAR

COOPERACIÓN: “Es un valor que nos acerca a los demás, que nos impulsa a tener buenas relaciones interpersonales y nos impulsa a lograr el éxito propio, buscando también un bienestar para el mundo”. (Giraldo, Cooperación - Valor Personal, s.f.)

 

“¿Qué es la cooperación? ¿Cómo se puede explicar a un niño qué significa colaborar? La cooperación o colaboración es la tarea de ayudar y servir, de una manera desinteresada, a los demás. Para que los niños sean personas colaboradoras y cooperantes, es necesario que desarrollemos en ellos un espíritu generoso, solidario y altruista. (guiainfantil.com, s.f.)

 

Existen algunas ideas que pueden ayudar a los padres y educadores para conseguir que los niños colaboren:

 

1- Considerando la edad y las capacidades de cada niño, es importante que cada pequeño coopere y colabore en las tareas del hogar. Los niños pueden ordenar los juguetes, hacer la cama, poner y retirar la mesa, etc.

 

2- En el colegio, los niños también pueden practicar la colaboración. Pueden ayudar a los compañeros que tengan alguna dificultad para aprender, ayudar a su profesor a repartir material o a dar algún recado, etc.

 

3- Colaborar es responsabilidad de todos y también de los padres y educadores hacia los niños. Se enseña a colaborar, colaborando con ellos en sus tareas, en su día a día, en el aprendizaje de un juego, en ayudarles a vestirse, a comer, etc.

 

4- Se puede lograr que los niños colaboren motivándoles por el deseo de servir de manera espontánea.

 

5- Los niños deben ser partícipes de las tareas tanto en casa como fuera de ella. Deben ser considerados a la hora de montar algún proyecto. Por ejemplo, en la preparación de una fiesta de cumpleaños, en la organización de la casa, etc.

 

6- La cooperación se enseña a los niños con el ejemplo. Si los niños ven actitudes colaboradoras de sus padres hacia los demás, se sentirán motivados a practicarlas e imitarlas.

 

7- Es importante que los niños sepan qué esperamos de ellos, siempre, y que reconozcamos la buena actitud que tengan.

 

8- Hacer un favor a otra persona es también una forma de cooperar o colaborar.

 

9- Se debe enseñar a los niños a estar atentos y pendientes, observando si alguien necesita de ayuda. Así se estará alimentando el espíritu altruista y de servicio en los niños.

 

10- Actividades como el deporte y las manualidades, pueden favorecer a que los niños colaboren y cooperen”. (guiainfantil.com, s.f.)

Vídeo sugerido para reforzar el valor de la cooperación:

ACTIVIDAD DIDÁCTICA

Lectura del cuento “La piedra de sopa”

Elaboración de dibujos: Los estudiantes dibujarán niños y niñas realizando diferentes actividades de participación en asuntos de interés de la familia, de la escuela o de la comunidad.

VALORACIÓN / REFLEXIÓN
  • ¿Crees que es importante la participación y colaboración de los niños en la comunidad?

  • ¿Podrías nombrar otro tipo de participación y colaboración en la comunidad?

COMPROMISO
  • Participar en las actividades de la escuela.

  • Colaborar para que la escuela se mantenga limpia.

  • Ayudar a reforestar ciertas áreas de la escuela.

HABILIDADES SOCIALES
  • Colaborar en el aseo del salón.

  • Colaborar en el aseo general.

  • Participar en actos cívicos y culturales.

EVALUACIÓN

Observar la participación y colaboración en la limpieza del salón de clase y en el aseo general.

ANEXO

 

Cuento: La piedra de sopa (Página infantil, 2017)

 

Propósito:Reflexionar sobre la importancia de la participación

 

“En un pequeño pueblo, una mujer se llevó una gran sorpresa al ver que había a su puerta un extraño, correctamente vestido, que le pedía algo de comer. “Lo siento”, dijo ella, “pero ahora mismo no tengo nada en casa”.

“No se preocupe”, dijo amablemente el extraño. “Tengo una piedra de sopa en mi cartera, si usted me permitiera echarla en un puchero de agua hirviendo, yo haría la más exquisita sopa del mundo. Un puchero muy grande, por favor”.

A la mujer le pico la curiosidad, puso el puchero al fuego y fue a contar el secreto de la piedra de sopa a sus vecinas. Cuando el agua rompió a hervir, todo el vecindario se había reunido allí para ver a aquel extraño y su piedra de sopa. El extraño dejó caer la piedra en el agua, luego probó una cucharada con verdadera delectación y exclamó: “¿Deliciosa! Lo único que necesita son unas cuantas patatas”.

“¡Yo tengo patatas en mi cocina!”, grito una mujer. Y en pocos minutos estaba de regreso con una gran fuente de patatas peladas que fueron derechas al puchero. El extraño volvió a probar el brebaje. “¡Excelente!”, dijo, y añadió pensativamente, “si tuviéramos un poco de carne, haríamos un cocido de lo más apetitoso...”.

Otra ama de casa salió zumbando y regresó con un pedazo de carne que el extraño, tras aceptarlo cortésmente, introdujo en el puchero. Cuando volvió a probar el caldo, puso los ojos en blanco y dijo: “¡Ah, que sabroso! Si tuviéramos unas cuantas verduras, sería perfecto, absolutamente perfecto...”.

Una de las vecinas fue corriendo hasta su casa y volvió con una cesta llena de cebollas y zanahorias. Después de introducir las verduras en el puchero, el extraño probó nuevamente el guiso y, con tono autoritario, dijo: “La sal”. “Aquí la tiene”, le dijo la dueña de la casa. A continuación, dio otra orden: “Platos para todo el mundo”. La gente se apresuró a ir a sus casas en busca de platos. Algunos regresaron trayendo incluso pan y frutas.

Luego se sentaron todos a disfrutar de la espléndida comida, mientras el extraño repartía abundantes raciones de su increíble sopa. Todos se sentían extrañamente felices mientras reían, charlaban y compartían por primera vez su comida. En medio del alborozo, el extraño se escabulló.”

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE EL SALVADOR

© 2018

  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES