UNIDAD

 

4

 

CONTENIDO

 

3

CONTENIDO  

         

INDICADOR DE LOGRO

Me expreso con respeto (Expresión de ideas con responsabilidad y respeto a través de los medios de comunicación en línea y sitios donde se comparten videos).

4.5 Expresa con asertividad la importancia del respeto en la comunicación con los demás a través de diferentes medios y redes sociales.

VALORES A TRABAJAR

Asertividad y Respeto.

Otros valores que se pueden trabajar son: Cortesía, franqueza, credibilidad.

​__________________________________________________________________________________

 

DEFINICIÓN DE VALORES

ASERTIVIDAD: Es una habilidad social que permite a la persona comunicar su punto de vista desde un equilibrio entre un estilo agresivo y un estilo pasivo de comunicación. Como tal, la asertividad es una cualidad o comportamiento que poseen ciertos individuos de comunicar y defender sus propios derechos e ideas, respetando a los demás. La palabra asertividad es de origen latín assertus.

 

La asertividad en psicología incentiva el entrenamiento asertivo para poder expresar de forma correcta y respetuosa nuestras ideas comunicándonos de verdad. Una persona sin asertividad se vuelve ineficaz socialmente porque no logra comunicar lo que quiere adecuadamente. 

 

La persona asertiva no quiere decir que la persona tiene razón. La persona asertiva es aquella que sabe que puede estar equivocada, pero mantiene la calma y conversa con los otros sobre sus puntos de vista para poder llegar a un mejor entendimiento uno del otro y solucionar los problemas.

 

Comunicación asertiva

La comunicación asertiva es aquella comunicación entre el estilo agresivo y el estilo pasivo. Es una forma de comunicar lo que se piensa o quiere de forma que no importando la jerarquía se logre una conversación armoniosa y productiva.

 

La comunicación con asertividad es clara, objetiva, transparente y honesta, este tipo de comunicación posee varias ventajas como:

  • Mejora la capacidad de expresión e imagen social.

  • Fomenta el respeto por las otras personas.

  • Facilita la comunicación.

  • Mejora la capacidad de negociación.

  • Ayuda a resolver las controversias”.

 

Video sugerido para reforzar el valor de la asertividad:

 

RESPETO:  “Es reconocer la dignidad propia de una persona. Es reconocer que todos los humanos somos dignos -y con los mismos derechos- desde el momento en que somos concebidos.

 

Las Naciones Unidas declararon solemnemente los derechos del hombre en 1948. Dios se los dio grabados en piedra a Moisés, en el Monte Sinaí hacia el 1400 a.C., pero ya antes los había escrito en el corazón de cada ser humano desde la creación de nuestros primeros padres.

 

El respeto, es decir, el reconocimiento de la dignidad de las personas, se lo debemos sobre todo a Dios, que tiene todos los derechos y se lo debemos a todas las personas.

 

Hay individuos que merecen un mayor respeto, por ejemplo, los ancianos, los padres de familia, las mujeres, los niños, en todo momento, los que tienen alguna autoridad, los maestros, los servidores de Dios en cualquier religión y, en general, todo ser humano que se ha ganado nuestro respeto especial por sus buenas acciones, por su sabiduría, por su arte o su destreza.

 

Lugares y cosas que merecen respeto

Aunque sólo los humanos somos sujetos con derechos propios, porque es conveniente para la recta convivencia y para el bienestar común, extendemos el respeto a la naturaleza, a algunas cosas y lugares.

 

Los templos, de cualquier religión, son sagrados, lo mismo que los objetos propios del culto. Nadie duda que un panteón merezca respeto en atención a la memoria de nuestros antepasados. Las escuelas, bibliotecas y museos merecen nuestro respeto porque son como templos del saber.

 

Los bienes públicos deben respetarse porque están al servicio de la comunidad. Quien los daña es un criminal, un ladrón que nos roba.

 

La propiedad privada, nuestra casa, merece respeto; tenemos derecho a que no nos la manchen y a que no nos invadan los vendedores ambulantes impidiendo la paz y el acceso a ella.

 

Respeta para que te respeten

Respetamos porque reconocemos la dignidad de los demás, pero también por la necesidad de una convivencia pacífica. Si entre esposos se faltan al respeto dándose un trato ofensivo, se habrá terminado el amor y la armonía de la familia. En un hogar así, nada raro que los hijos se falten el respeto entre sí y a sus padres. ¿Qué pueden esperar los pobres maestros de niños así?

 

Para enseñar el respeto a los niños:

  • Explicarles por qué las personas merecen respeto.

  • Tratar a los ancianos con deferencia.

  • En el templo, pedirles a los niños que se quiten la gorra, que no masquen chicle, que no estén comiendo ni bebiendo agua, que guarden compostura.

  • Participar con los niños en ceremonias patrias.

  • No usar ni permitir usar un lenguaje impropio por lo ofensivo o vulgar dentro del hogar”. (Román P. G., s.f.)

 

Video sugerido para reforzar el valor del respeto:

ACTIVIDAD DIDÁCTICA

Contar el cuento el conejo que aprendió a respetar. (Ver anexo)

Contestar las preguntas relacionadas con el cuento el conejo que aprendió a respetar. (Ver anexo)

VALORACIÓN / REFLEXIÓN

¿Cómo podemos cambiar la actitud de las personas que no practican el valor del respeto?

¿Por qué es importante ser respetuosos con los compañeros?

COMPROMISO
  • Fomentar el respeto.

  • No hablar mal de los compañeros.

HABILIDADES SOCIALES
  • Respetar a todas las personas.

  • Responder siempre con la verdad.

EVALUACIÓN
  • Evaluará las actitudes de respeto hacia los compañeros.

ANEXOS

 

ACTIVIDAD 1

El docente leerá un cuento, y reflexionará con sus estudiantes el contenido.

 

Cuento: El conejo que aprendió a respetar           

            

Martín era un conejo al que le encantaban las carreras de auto, se había pasado la vida entera entrenando para ser el más rápido y ganar fama y el aprecio de todo su pueblo, soñaba con salir en la televisión como uno de los grandes campeones de carreras, en primera posición recogiendo su trofeo.

Todos esos deseos estaban realmente bien, sin embargo, en todos estos años Martín había olvidado muchas cosas indispensables como el respeto al resto de personas que había en su entorno. Cuando se subía a su coche, las ganas de ganar y de ser el más rápido hacían que se olvidase de todo lo demás; a menudo destrozaba las tiendecitas de sus vecinos y una vez por poco atropella a un patito que venía del colegio. La gente del pueblo estaba muy enfadada con él, además de que estaban atemorizados por poder ser víctimas de Martín en su auto.

Ante esta situación los habitantes del pueblo decidieron hacer algo para poner remedio y hacer recapacitar a Martín sobre el daño que estaba causando; así que a uno de los vecinos se le ocurrió crear una carrera donde él pudiese participar, pero con una norma: cada vez que un participante rompiese algo debía volver atrás y empezar de cero. La mayoría de gente no tenía auto, de hecho, solo Martín y la tortuga Clara tenían uno, así que fueron los únicos que pudieron participar. (Anonimo, El conejo que aprendió a respetar, s.f.)

 

ACTIVIDAD 2

 

Formados en equipo los alumnos contestarán las siguientes preguntas:

¿Qué era lo que más le gustaba al conejo?

¿Por qué la gente del pueblo estaba enfadada con Martín el conejo?

¿Qué acciones pueden realizarse ante las personas que no practican el respeto?

Luego cada equipo elegirá a un compañero quien será el encargo de exponer lo que han contestado. Para finalizar el docente hará una consolidación de todo lo que han expresado los alumnos y la forma adecuada de poner en práctica dicho valor.

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE EL SALVADOR

© 2018

  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES