UNIDAD

 

4

CONTENIDO

4

CONTENIDO  

         

Participación de los migrantes como garantes de derechos

INDICADOR DE LOGRO

4.5  Conocer las diversas  formas  de participación de los migrantes.

​__________________________________________________________________________________

 

DEFINICIÓN DE VALORES

DERECHO MIGRATORIO INTERNACIONAL: La soberanía del Estado es el punto tradicional de partida al momento de considerar el derecho migratorio internacional. Los Estados tienen autoridad sobre su territorio y su población. Ellos pueden decidir quién puede y quién no puede ingresar a su territorio. Los Estados pueden asegurar sus fronteras y decidir sobre las condiciones de ingreso y permanencia, así como sobre las condiciones de expulsión. (crmsv.org, s.f.)

 

El derecho migratorio internacional es la rama del derecho en donde los Estados han buscado gestionar algunos aspectos de la migración a escala internacional. El derecho migratorio internacional tiene un ámbito que es difícil de especificar acertadamente. Cubre una red de relaciones legales, que pueden ser de Estado a Estado o de Estado a Individuo. Se encuentra a escala bilateral (en donde un Estado entra en arreglos con otro Estado), a escala regional, y a escala multilateral. No existe una legislación internacional que haya desarrollado las leyes de la migración internacional. Es una rama del derecho que se ha desarrollado a través del tiempo y que continúa desarrollándose conforme continúa la necesidad de cooperación internacional. Existe un número de normas y áreas de preocupación que limitan la autoridad de los Estados en asuntos de migración. Éstas son descritas en los puntos importantes señalados a continuación:  (crmsv.org, s.f.)

  • Derechos Humanos

  • No discriminación 

  • Libertad de movimiento

  • Asilo

  • No devolución

  • Unidad familiar 

  • Garantías procesales en áreas como detención o expulsión –

  • El deber de los Estados para aceptar a sus ciudadanos que son retornados Derecho Migratorio Internacional.

    • Acceso Consular

    • Trata y Tráfico de Migrantes

    • Otras áreas reguladas por acuerdos internacionales, por ejemplo, migración laboral o migración irregular.  Los Estados también han suscrito un número vasto de acuerdos bilaterales, regionales o multilaterales, que centran su atención en asuntos migratorios y que se han convertido en parte del derecho migratorio internacional (crmsv.org, s.f.)

 

  • Existe un número de derechos humanos conocidos como “derechos relacionados con el movimiento” que son particularmente relevantes para los migrantes:

  • Libertad de Movimiento es un principio fundamental en el contexto de la migración internacional, el cual se encuentra en la Declaración Universal sobre Derechos Humanos y la Convención Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos.

  • Cualquier persona que se encuentre legalmente dentro del territorio de un Estado deberá, dentro de ese territorio, tener el derecho a la libertad de movimiento y libertad para elegir su lugar de residencia.

  • Cualquier persona será libre de salir de cualquier país, incluyendo el suyo propio.

  • Los derechos antes mencionados no estarán sujetos a ninguna restricción, excepto a aquéllas establecidas en las leyes, las necesarias para proteger la seguridad nacional, el orden público, la salud pública o la moral, o los derechos Derecho Migratorio Internacional Sección 1.6 10 y libertades de otros, y que sean consistentes con otros derechos reconocidos en la Convención.

  • Nadie deberá ser privado de manera arbitraria del derecho de entrar a su propio país.

Video sugerido para reforzar el derecho migratorio internacional:

Derecho Migratorio Internacional y respeto. Otros valores que se pueden trabajar son: Igualdad y justicia.

VALORES A TRABAJAR

RESPETO: Es la virtud por la cual reconocemos y tenemos presente de manera habitual la dignidad de las personas, como seres únicos e irrepetibles, creados a imagen de Dios, con inteligencia, voluntad, libertad y capacidad de amar; así como según su condición y circunstancias.  (Delgado, Respeto: dar su lugar a cada persona, s.f.)

 

“El principal objetivo de la Convención Internacional de Migrantes es fomentar el respeto de los derechos humanos de los migrantes. Los migrantes no son solamente trabajadores, son también seres humanos”. (unesco.org, s.f.)

 

“La Convención no crea nuevos derechos para los migrantes, sino que busca garantizar el trato igualitario y las mismas condiciones laborales para migrantes y nacionales, lo que implica notablemente”: (unesco.org, s.f.)

 

  • Prevenir condiciones de vida y de trabajo inhumano, abuso físico y sexual y trato degradante (artículos 10-11, 25, 54).

  • Garantizar los derechos de los migrantes a la libertad de pensamiento, de expresión y de religión (artículos 12-13).

  • Garantizar a los migrantes el acceso a la información sobre sus derechos (artículos 33, 37).

  • Asegurar su derecho a la igualdad ante la ley, lo cual implica que los migrantes estén sujetos a los debidos procedimientos, que tengan acceso a intérpretes, y que no sean sentenciados a penas desproporcionadas como la expulsión (artículos 16-20, 22)

  •  Garantizar a los migrantes el acceso a los servicios educativos y sociales (artículos 27-28, 30, 43-45, 54); 8 Convención de la ONU sobre los Derechos de los Migrantes informativo Kit Convención de la ONU sobre los Derechos de los Migrantes informativo K.

  • Asegurar que los migrantes tengan derecho a participar en sindicatos (artículos 26, 40). La Convención también sostiene que los migrantes deben tener derecho a mantener contacto con su país de origen, lo que implica:

  • Asegurar que los migrantes puedan regresar a su país de origen si así lo desean, permitirles efectuar visitas ocasionales e incitarlos a mantener lazos culturales (artículos 8, 31, 38).

  • Garantizar la participación política de los migrantes en el país de origen (artículos 41-42).

  • Asegurar el derecho de los migrantes a transferir sus ingresos a su país de origen (artículos 32, 46- 48).

 

El Papa Francisco hace hincapié, con el Evangelio de Mateo en que «cada forastero que llama a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Jesucristo, que se identifica con el extranjero acogido o rechazado en cualquier época de la historia (cf. Mt 25,35.43)». (Radio Vaticano, 2017)

 

En este contexto, el Papa Francisco reafirma que «nuestra respuesta común se podría articular entorno a cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar».

En el primer verbo, acoger, el Papa escribe que «sería deseable un compromiso concreto para incrementar y simplificar la concesión de visados por motivos humanitarios y por reunificación familiar». Destacando también la necesidad de corredores humanitarios para los refugiados más vulnerables, y advirtiendo que «las expulsiones colectivas y arbitrarias de emigrantes y refugiados no son una solución idónea, sobre todo cuando se realizan hacia países que no pueden garantizar el respeto a la dignidad ni a los de En lo que respecta a proteger, el Mensaje del Papa subraya que la protección debe empezar en la propia patria, prosiguiendo asimismo en el país». (Radio Vaticano, 2017)

Destacando la importancia del tercer verbo, promover, el Papa Francisco escribe que «quiere decir esencialmente trabajar con el fin de que a todos los emigrantes y refugiados, así como a las comunidades que los acogen, se les dé la posibilidad de realizarse como personas en todas las dimensiones que componen la humanidad querida por el Creador». Señalado asimismo que «la dimensión religiosa ha de ser reconocida en su justo valor, garantizando a todos los extranjeros presentes en el territorio la libertad de profesar y practicar su propia fe». (Radio Vaticano, 2017)

 

En el último verbo, integrar, el Papa aclara que «la integración no es «una asimilación, que induce a suprimir o a olvidar la propia identidad cultural». Y reiterando el compromiso de la Iglesia, de acuerdo con su tradición pastoral, destaca que para obtener los resultados esperados es imprescindible la contribución de la comunidad política y de la sociedad civil —cada una según sus propias responsabilidades. (Radio Vaticano, 2017)

 

Video sugerido para reforzar el entendimiento sobre el respeto.

ACTIVIDAD DIDÁCTICA

En base a la lectura y videos sugeridos los jóvenes, en equipos de trabajo comentan sobre el derecho a los migrantes. (Ver anexo)

VALORACIÓN / REFLEXIÓN

¿Qué entiendo por migración?

¿Qué implica el derecho de los migrantes?

¿Qué significa respetar a los migrantes?

COMPROMISO
  • Respetar a toda persona sin importar su nacionalidad.

  • Conocer los derechos y deberes de la migración.

HABILIDADES SOCIALES
  • Respetuoso.

  • Es justo.

  • Promueve la igualdad.

EVALUACIÓN
  • Observar y ponderar las actividades realizadas en el salón de clases.

ANEXO

Cuento: EL PAIS DE LOS COLORES

Propósito: que los estudiantes comprendan la importancia de acoger a los migrantes.      

 

La historia que os voy a contar sucedió hace ya unos años, cuando yo era niño. Entonces tenía nueve años y aún hoy me resulta asombrosa. Todo ocurrió en Talconia, un país en el que sus habitantes estaban orgullosos de ser como eran: blancos. Y es que eran blancos, blancos como los polvos de talco. Claro que en verano algunos se ponían rojos como las sandías. Tener la piel tan clara también tenía algunas desventajas. Aun así, no la hubieran cambiado por otra más oscura, marrón o negra. Eso hubiera significado ser distintos a los demás y los talconianos no soportaban esa idea.

 

Los talconianos estaban convencidos de que eran mejor que los distintos, así que evitaban relacionarse con ellos. En Talconia se vivía bien. Bueno casi todo el mundo vivía bien. La mayoría de la gente tenía trabajo, ganaba buenos sueldos y eso les permitía tener bonitas casas, un par de coches e incluso dos televisores o más.

Pero pronto empezaron a surgir algunos problemas. Ya nadie quería trabajar en el campo o en la construcción y pasar frío en invierno y calor en verano. Faltaban trabajadores para las tareas más duras y peor pagadas como limpiar las calles, cuidar a los ancianos... Al fin y al cabo, estos trabajos, pensaban, los podía hacer cualquiera. Afortunadamente, de países como Negrinia y Marronia empezaron a llegar hombres y mujeres buscando trabajo y la oportunidad de ganar un futuro para ellos y sus hijos sudando mucho. Con el tiempo empezaron a trabajar también en los puestos más duros de las fábricas, construyendo casas y carreteras y empezaron a vivir también en las ciudades.

 La cosa fue bien al principio, pero como seguían llegando más, a muchos blancos se les cambió la cara y se empezaron a poner  amarillos de rabia y sobre todo de miedo a lo desconocido.- ¡Nos van a quitar nuestros trabajos!- ¡Hay que echarles de aquí  antes de que se queden con lo nuestro!- ¡Éste es nuestro país!- ¡No queremos que nuestros hijos vayan a las mismas escuelas que los marronios y negrinios !Éstos eran algunos de los disparates que se escuchaban en las conversaciones por la calle, o en la televisión.

Protestas y manifestaciones dirigidas por gente con el alma gris, pedían leyes que prohibieran la entrada de más extranjeros y que mantuvieran a los negros y marrones separados de los blancos en los barrios, en las escuelas o los restaurantes. ¿Os imagináis semejante tontería? Pues, aunque os parezca increíble, así era

Un buen día de marzo, cuando ya el aire olía a primavera y los almendros abrían poquito a poco sus flores blancas, ocurrió algo fantástico..., o terrible, según quien lo mire. Como cualquier otra mañana los talconianos abrieron el grifo y se metieron bajo la ducha. Pero... ¡Sorpresa! Conforme el agua iba mojando su piel iban cambiando de color. En un par de días, todos los habitantes de Talconia eran de los más variados colores. Unos azules, otros rojos, verdes, violetas, rosas, amarillos, negros, naranjas... ¡Vaya vergüenza! Las calles estaban casi desiertas, nadie se atrevía a salir de casa.

El Ministro de Educación acusó: “Esto es obra de los grupos antirracistas para detener la ley que obliga a los inmigrantes a ir a escuelas distintas de las nuestras” Por cierto, su piel se había puesto tan negra que, con su traje negro de ministro, por la noche parecía el hombre invisible. El Ministro de Defensa, de color amarillo huevo, le decía al presidente del país: - ¡Lancemos un misil! - Pero... ¿a quién? preguntaba gris el presidente. - No lo sé, pero lancemos un misil.

Donde sí que estaban todos encantados era en mi Escuela. Los peques de infantil se sentían felices jugando al corro multicolor de la patata. Carlos, el más bruto del colegio, que siempre estaba alardeando de machote con sus botas negras, era ahora de color rosa. Tardó una semana en volver a clase. No veáis lo que nos reímos todos. A Rosita le que- daba fenomenal el color naranja...Hacia juego con sus ojos verdes. Mi compañero de mesa Nicolás, el gitano, era más blanco que yo antes de aquel día.

Cuando la Sra. Inés dio a luz a un hermoso niño a cuadros malvas y verdes no sabía si llorar o reír. La verdad es que estaba muy gracioso. Su hermana Alba, la de quinto, preparó una partida de ajedrez encima de la tripita del bebé. Como las fichas le hacían cosquillas, no paraba de moverse y no hubo manera de acabar el juego. La verde lechuga de mi prima Margarita le iba que ni pintado porque era vegetariana. Como le gustaba comer con las manos, una noche, en la cena, confundió su dedo con un pepinillo y se metió tal mordisco, que tuvo que ir corriendo al médico.

 Yo no era de un color fijo. Me pasaba como a los camaleones. Cambiaba según las personas que tenía más cerca. Al principio me supo malo no tener un color propio. Pero luego mi madre me explicó que el mío era el color del mestizaje, y que era bonito que fuese diferente a cada rato. Enseguida a mí también me lo pareció. Podría contaros otras muchas anécdotas como éstas, pero... ¿No os preguntáis qué había sido de los negrinios y los marronios? Podéis imaginarlo. Eran de todos los colores, como los demás. Y se acabaron las manifestaciones y las protestas. Al darse cuenta de que todos eran diferentes desapareció el miedo a la diferencia.

Después de unos años ya nadie recordaba el color original de su piel y, lo más divertido era que, de vez en cuando, al ducharse, volvían a cambiar de color. La ver- dad es que la gente empezó a sentirse orgullosa de poseer esa cualidad. Así que el gobierno decidió cambiar el nombre de Talconia por el de COLORINEA: el país de los colores. Turistas de todo el mundo nos visitaban para comprobar que lo que anunciaban las agencias de viajes era totalmente cierto.

Vinieron también personajes fantásticos de lugares vecinos, como Drago y su amigo el caballero Jorge, que siempre venían en el mes de abril para visitar la feria del libro. En cuanto el dragón se bañó en el río cambió el verde de sus escamas por todos los colores y tonos que podáis imaginar. A los doce años y tres días exactamente, sobre-vino otro hecho sorprendente. Tras la ducha las gentes recobraron su color original. Todo volvía a ser como antes. ¿Todo? En realidad no. Ahora se sentían colorines y estaban contentos de ello.

Toda la gente quiso mantener el nombre de Colorinea para que el mundo entero supiera que allí, a partir de entonces, el color de la piel no significaría nunca más un motivo de rechazo. Que la única diferencia entre las personas estaría en sus sentimientos y en sus obras, no en su aspecto. Para celebrar lo que os he contado, una vez al año, cada 21 de marzo, niñas, niños y mayores celebran la fiesta más divertida del mundo mundial. Si queréis comprobarlo, pintaos bien la cara y las manos y pasad por allí. Probaréis, como Drago, la limonada azul y las palomitas violetas. (Gobierno de Aragón, 2008)

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE EL SALVADOR

© 2018

  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES