CONTENIDO  

         

INDICADOR DE LOGRO

Siempre estoy dispuesto al diálogo (el diálogo para resolver conflictos)

1.4 Establece una valoración crítica y positiva del proceso de negociación de los Acuerdos de Paz en El Salvador como una vía para la convivencia democrática

VALORES A TRABAJAR

Participación, diálogo y negociación.

Valor sugerido: Voluntad

​__________________________________________________________________________________

 

DEFINICIÓN DE VALORES

PARTICIPACIÓN: es el compromiso voluntario y generoso de la persona en los intercambios sociales. Es necesario que todos participen, cada uno según el lugar que ocupa y el papel que desempeña, en promover el bien común. Este deber es inherente a la dignidad de la persona humana. (Catecismo de la Iglesia Católica, s.f.)

 

La sociabilidad humana no es uniforme, sino que reviste múltiples expresiones. El dialogo es de suma importancia para la participación, pues las dudas o ideas que se tengan deben ser compartidas para saber qué tan cierto o en desacierto se está.  El bien común depende, en efecto de un sano pluralismo social. las diversas sociedades están llamadas a construir un tejido unitario y armónico, en cuyo seno sea posible a cada una conservar y desarrollar su propia fisonomía y autonomía. El bien común puede ser encontrado en la medida que el dialogo sea utilizado para poder llegar a objetivos comunes. (Pontificio Consejo Justicia y Paz,, 2005)

 

Algunas sociedades corresponden a la íntima naturaleza del hombre, otras proceden más bien de la libre voluntad: con el fin de favorecer la participación del mayor número de personas en la vida social, es preciso impulsar, alentar la creación de asociaciones e instituciones de libre iniciativa “para fines económicos, sociales, culturales, recreativos, deportivos, profesionales y políticos, tanto dentro de cada una de las Naciones como en el plano mundial”. (Pontificio Consejo Justicia y Paz,, 2005)

 

Cada persona debe involucrarse y comprometerse en cada uno de los intercambios sociales al que esta llamada, pues de esa manera se estará logrando una sociedad democrática y participativa, en donde se valore la palabra de cada individuo y se tomen en cuanto para el desarrollo en la sociedad. 

 

Video sugerido para la participación:

DIÁLOGO: El diálogo, es sin duda, un proceso discursivo que implica preparación para divisar y dejarse persuadir por la opinión o argumento mejor. El diálogo es un encuentro, no tanto porque haya muchas personas que hablen, sino porque hay muchas personas que escuchan a las demás. De no darse escucha, la multiplicidad de personas y de voces se convierte en una multiplicidad de monólogos paralelos sin encuentro posible entre ellos. (Pérez Estévez, 2001)

 

Saber dialogar. ¡Qué importante! Malo, cuando una persona cree tener la razón siempre y en todo. Perderá ocasiones preciosas para aprender de los demás, enriquecer su mundo interior y recibir luces útiles para su actuación en el apostolado.

 

No sólo, los demás dejarán también de acercarse a ella con el deseo de colaborar: “es inútil, ya lo sabe todo” será su pensamiento. Cuando se dialoga se presta atención a las palabras de la otra persona, eso significa que se debe escuchar con mucha atención para poder entablar una buena comunicación (Escuela de la Fe, s.f.)

 

Hay que procurar que quienes están en formación aprendan el difícil arte del diálogo. Sobre todo, en la convivencia diaria, tanto las conversaciones ordinarias como en el trabajo, por lo tanto, insistir en los cinco pasos del diálogo:

 

1. Escuchar al otro

2. Tratar sinceramente de entender su punto de vista

3. Reconocer con humildad y sencillez lo que tenga de verdad

4. Exponer con seguridad su visión personal de las cosas

5. Estar dispuesto a matizarla o cambiarla si fuera necesario. (Escuela de la Fe, s.f.)

 

Enseñarles a no murmurar de sus compañeras, ni de sus formadores, ni de nadie. Si consideran que deben hacer algún comentario sobre otra por el bien de ella o por un bien mayor, deberían encontrar siempre la posibilidad de manifestar sus observaciones ante quien tenga la capacidad de solucionar o mejorar la situación. Pero, benedicencia no es simplemente no hablar mal. El amor sincero engendra no sólo el deseo de silenciar sus fallos y defectos sino también el deseo de hablar bien de los demás. Basta una palabra, un comentario fugaz, para crearles una buena fama y rodearlos de estima. (Escuela de la Fe, s.f.)

 

El diálogo es esencial para llevar la vida en paz con todos, para poder llegar a entendimientos comunes y así dirigir de manera distinta los ámbitos en los que la persona se relaciona.

 

Video sugerido para el diálogo:

NEGOCIACIÓN: es el arte de llegar a una mutua comprensión, través de las oportunas discusiones sobre los puntos esenciales de un contrato, tales como entrega, especificaciones, precios o términos. Dada la interrelación de dichos factores entre sí y con muchos otros, se trata de un arte que requiere juicio y sentido común (Paz, 2004)

 

Negociar es el proceso de dialogar, comentar, discutir, polemizar, alegar o rebatir para llegar a un acuerdo y resolver un conflicto, que satisfaga a cada una de las partes. En ocasiones se debe llegar a un común acuerdo dentro de la escuela entre compañeros o entre profesor y estudiantes, y al final la buena negociación se obtendrá de un buen diálogo y de respetar lo que cada parte le corresponde Tiene que ser un ejercicio de tolerancia y de convivencia y es la mejor forma de resolver los conflictos entre padres e hijos. A través de la negociación se acuerdan líneas de conducta y se buscan ventajas individuales o colectivas. (Francisco, s.f.)

 

En el éxito de la negociación influye mucho el convencimiento, la persuasión, la argumentación, etc. En las negociaciones ambas partes tienen que estar dispuestas a ceder. Negociar no es ganar, perder o ceder, tiene que haber voluntad de ceder, dejando algo de lana en la alambrada, como les ocurre a las ovejas que quieren pasarla. (Francisco, s.f.)

 

La negociación requiere orden, paciencia y voluntad de llegar a acuerdos en el conflicto. Es muy difícil terminar una negociación con la sensación de que padres e hijos han ganado ambos. Nunca existe en las negociaciones el ganar, ganar, ni tampoco debe haber vencedores ni vencidos. Lo normal es que ambos tengan la sensación de que han perdido. Los hijos suelen creer que han perdido, porque han tenido que ceder en sus pretensiones. (Francisco, s.f.)

 

Video sugerido para el tema de la negociación:

UNIDAD

 

1

 

CONTENIDO

 

4

ACTIVIDAD DIDÁCTICA

Lectura: El erizo y el globo (ver anexo).

VALORACIÓN / REFLEXIÓN

¿Qué tan importante es la participación de la persona?

¿Qué tanto se debe involucrar la persona a nivel social, educativo y familiar?

¿Qué tan dispuesto estoy a dialogar cuando existan conflictos?

¿Por qué negociar?

¿Qué gano como ciudadano cuando participo de la democracia?

COMPROMISO
  • Ayudar a los demás.

  • Participar por propia voluntad.

  • Promover el diálogo.

  • Aprender a escuchar.

  • Negociar en los diferentes conflictos.

  • Pensar antes de actuar.

HABILIDADES SOCIALES
  • Participar con todos.

  • Escuchar a los demás.

  • Hablar cuando sea conveniente.

  • Intervenir cuando sea necesario.

  • Interpretar para buscar soluciones.

EVALUACIÓN

Realizar un análisis comparativo relacionado a los valores estudiados en clase con relación al tema de los acuerdos de paz vividos en El Salvador. Identificar en que momentos se aplican dichos valores y qué importancia tiene para un ambiente democrático y humano.

ANEXO

Lectura: El erizo y el globo

Propósito: Que los estudiantes aprendan sobre la importancia de la participación a través de la siguiente lectura.

Había una vez un erizo que vivía solo en el bosque. Nadie quería estar con él, porque sus púas pinchaban mucho.

Un día, cerca del agujero donde vivía el erizo, apareció un globo rojo sobre un charco de barro. El cordón estaba enredado en algo parecido a una rama y el globo no podía subir.

- ¿Qué haces ahí, globo? -preguntó el erizo.

- Me he quedado atrapado -respondió el globo-. El niño que me llevaba no ha querido mancharse las botas y me ha dejado abandonado.

- Yo te ayudaré -dijo el erizo.

- ¡Espera! Con esas púas tan puntiagudas me pincharás, y no quiero deshincharme.

- Tranquilo, globo. Confía en mí -dijo el erizo-. Cortaré el cordón pinchándolo con mis púas.

El erizo se metió en el charco para cortar el cordón con sus púas y dejar al globo libre. Pero…
- ¡Oh, no! -gritó el erizo-. ¡Son arenas movedizas!

El erizo empezó a hundirse en el barro poco a poco. No sabía qué hacer. ¿Quién salvaría ahora al globo? ¿Y quién le sacaría a él de las arenas movedizas?

- Tranquilo erizo, yo te ayudaré -dijo el globo.

- Pero, ¿cómo? -preguntó el erizo.

- Tienes el cordón junto a ti -dijo el globo-. Cógelo con la boca y corta el extremo con tus púas.
- Tengo miedo -dijo el erizo.

- Tranquilo, amigo. Confía en mí -contestó el globo.

El erizo cogió el cordón con la boca y pinchó el extremo que quedaba libre hasta que lo liberó de la rama. El globo ya podía subir, pero el erizo pesaba mucho. Sin embargo, el globo se esforzó para conseguirlo. No podía defraudar a su nuevo amigo.

Tranquilo, no te dejaré caer -dijo el globo.

El erizo no pudo contestar, porque tenía el cordón en la boca. Sin embargo, se movía intentando salir, pero no podía.

-¡No te muevas! -le dijo el globo-. Será más fácil para mí subir si estás quieto. ¡Confía en mí!

El erizo no entendió muy bien por qué tenía que estar quieto, pero decidió confiar en el globo.

Finalmente, el globo logró despegar con su amigo picudo colgado en su cordón.

-Gracias amigo -dijo el erizo cuando lograron aterrizar-. Te daría un abrazo, pero.

Los dos amigos rieron como nunca antes lo había hecho. Y así fue como el erizo y el globo se hicieron amigos. (Rodríguez E. M., s.f.)

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE EL SALVADOR

© 2018

  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES