UNIDAD

 

2

 

CONTENIDO

 

1

CONTENIDO  

         

INDICADOR DE LOGRO

Autorrealización personal y proyecto de vida.

2.1 Elabora de manera congruente a su reconocimiento personal y aspiraciones, un proyecto de vida que permita su desarrollo individual y contribuya al mejoramiento de su entorno.

VALORES A TRABAJAR

Definiciones de: autorrealización y proyecto de vida.

​__________________________________________________________________________________

 

DEFINICIÓN DE VALORES

AUTORREALIZACIÓN: Consecución satisfactoria de las aspiraciones personales por medios propios (RAE. s.f)

 

Ya en la antigüedad algunos filósofos reflexionaron sobre el concepto de realización personal. Según Aristóteles, el fin de la vida humana es alcanzar la felicidad. Esta idea aristotélica nos permite entender la realización personal como el objetivo de cualquier individuo. (Definición, 2017)

 

La idea de realización personal implica el anhelo por conseguir la plenitud interior, la satisfacción con la vida que tenemos. Este deseo se convierte en una meta u objetivo permanente y, en ocasiones, en una realidad.  (Definición, 2017)

 

Hay dos modos antitéticos de ver la vida. En el primero, el centro es uno mismo: sus gustos, deseos, estados de ánimo, cualidades y sus defectos. Todo se hace en tanto en cuanto corresponde al propio proyecto de “autorrealización”. La vida parece un sucederse de decisiones en las que se escoge todo aquello que ayude al propio crecimiento en clave egoísta, y se renuncia a todo aquello que vaya contra la propia realización personal. (Pascual, 2017)

 

En el segundo, el centro es Dios y el prójimo. Todo está orientado a servir, a renunciar, a dejar de lado el proyecto de uno para insertarse en el proyecto de los demás. Se escoge todo aquello que sirve para dar, para amar, para servir, y se deja de lado todo aquello que obstaculice el compromiso de entrega a los demás. Es el camino de la “conversión”. (Pascual, 2017)

 

El cardenal Joseph Ratzinger describía estos dos modos contrapuestos de vivir durante los ejercicios espirituales que predicó al Papa Juan Pablo II y a la curia romana en la cuaresma del año 1983: “Básicamente existen tan sólo dos opciones fundamentales: por una parte, la autorrealización, en la cual trata el hombre de crearse a sí mismo para adueñarse por completo de su ser y hacerse con la totalidad de la vida exclusivamente para sí y desde sí mismo; y, por otra, la opción de la fe y del amor. Esta opción es, al mismo tiempo, un decidirse por la verdad”.

 

El entonces cardenal Ratzinger resumía estos dos modos contrapuestos de vivir con las palabras “tener” y “ser”. “La autorrealización quiere tener la vida, todas las posibilidades, alegrías y bellezas de la vida, pues considera la vida como una posesión que ha de defender contra los demás. La fe y el amor no se ordenan a la posesión. Optan por la reciprocidad del amor, por la grandeza majestuosa de la verdad”. (Pascual, 2017)

 

Con estas palabras, Ratzinger evocaba lo que ya había enseñado el Concilio Vaticano II, en el n. 35 de la constitución pastoral “Gaudium et spes”: “El hombre vale más por lo que es que por lo que tiene”. (Pascual, 2017)

 

Es importante para la autorrealización que cumplamos nuestras metas.  Veamos el siguiente video:

PROYECTO DE VIDA: Es la proyección que una persona hace de lo que pretende lograr en su vida.

 

La vida de todo hombre precisa de un norte, de un itinerario, de un argumento. No puede ser una simple sucesión fragmentaria de días sin dirección y sin sentido. (Aguiló, 2017)


Cada hombre ha de esforzarse en conocerse a sí mismo y en buscar sentido a su vida proponiéndose proyectos y metas a las que se siente llamado y que llenan de contenido su existencia. (Aguiló, 2017)


A partir de cierta edad, todo esto ha de ser ya algo bastante definido, de manera que en cada momento uno pueda saber, con un mínimo de certeza, si lo que hace o se propone hacer le aparta o le acerca de esas metas, le facilita o le dificulta ser fiel a sí mismo.  (Aguiló, 2017)


Para que la vida tenga sentido y merezca la pena ser vivida, es preciso reflexionar con frecuencia, de modo que vayamos eliminando en nosotros los detalles de contradicción o de incoherencia que vayamos detectando, que son obstáculos que nos descaminan de ese itinerario que nos hemos trazado. Si con demasiada frecuencia nos proponemos hacer una cosa y luego hacemos otra, es fácil que estén fallando las pautas que conducen nuestra vida. Muchas veces lo justificaremos diciendo que «ya nos gustaría hacer todo lo que nos proponemos», o que siempre «del dicho al hecho hay mucho trecho», o alguna que otra frase lapidaria que nos excuse un poco de corregir el rumbo y esforzarnos seriamente en ser fieles a nuestro proyecto de vida.  (Aguiló, 2017)


Es un tema difícil, pero tan difícil como importante. A veces la vida parece tan agitada que no nos da tiempo a pensar qué queremos realmente, o por qué, o cómo podemos conseguirlo. Pero hay que pararse a pensar, sin achacar a la complejidad de la vida –como si fuéramos sus víctimas impotentes– lo que muchas veces no es más que una turbia complicidad con la debilidad que hay en nosotros.  (Aguiló, 2017)

 

Somos cada uno de nosotros los más interesados en averiguar cuál es el grado de complicidad con todo lo inauténtico que pueda haber en nuestra vida. Si uno aprecia en sí mismo una cierta inconstancia vital, como si anduviera por la vida distraído de sí mismo, como desnortado, sin terminar de tomar las riendas de su existencia –quizá por los problemas que pudiera suponer exigirse coherencia y autenticidad–, parece claro que está en juego su acierto en el vivir y, como consecuencia, una buena parte de la felicidad de quienes le rodean.  (Aguiló, 2017)

 

Video que reforzará la importancia de que los jóvenes cuenten con un proyecto

ACTIVIDAD DIDÁCTICA

Dinámica:  Mi proyecto de vida. (Ver anexo)

VALORACIÓN / REFLEXIÓN

¿Me conozco?

¿Estoy consciente de mis aspiraciones futuras?

¿Conozco cómo lograr mis objetivos de superación?

Mis aspiraciones son para mi crecimiento y el de las personas que me rodean

COMPROMISO
  • Estudiar responsablemente.

  • Obedecer el consejo de mis padres y maestros.

  • Ver la vida como un proyecto.

  • Escribir las metas a corto, mediano y largo plazo.

HABILIDADES SOCIALES
  • Establecer objetivos.

  • Concentrarse en las tareas.

  • Conocer las propias habilidades.

EVALUACIÓN
  • La revisión del proyecto de vida dará elementos al maestro sobre la comprensión del estudiante de la importancia de planificar el futuro.

ANEXO

 

Actividad: Mi Proyecto de Vida

Propósito: Concientizar sobre la importancia de que los estudiantes cuenten con un proyecto de vida

 

Desarrollo:

El profesor distribuye la hoja de trabajo “mi proyecto de vida” a cada alumno de la clase indicándoles ser sinceros en lo que escriban. Cerciorándose de que todos han terminado de llenar la hoja invitará a los alumnos que quieran compartir sus proyectos de vida.

Para finalizar el profesor realizará una reflexión sobre la importancia de contar con un proyecto de vida que sirva de guía a cada uno para lograr sus propósitos.

Formato para mi proyecto de vida:

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE EL SALVADOR

© 2018

  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES