UNIDAD

 

2

 

CONTENIDO

 

2

CONTENIDO  

         

INDICADOR DE LOGRO

Somos diferentes e iguales (Diversidad entre las personas como un factor enriquecedor).

2.2 Acepta las diferencias individuales de sus familiares, compañeras, compañeros, docentes y otras personas de su entorno y reconoce que las diferencias entre las personas no son obstáculo para la convivencia pacífica y armoniosa.

VALORES A TRABAJAR

Amistad, bondad, comprensión.

Otros valores sugeridos:  Respeto, solidaridad y tolerancia.

​__________________________________________________________________________________

 

DEFINICIÓN DE VALORES

AMISTAD: “Es uno de los valores más importantes a desarrollar en la educación de los niños. Se trata del afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece mediante las interrelaciones entre los seres humanos.

 

Para que el niño aprenda sobre el valor de la amistad es necesario formar con nociones, conocimientos, habilidades, emociones, vivencias, sentimientos, y que le preparemos para vivir con armonía y respeto.

 

Los niños deben saber quién es un buen amigo y por qué, cómo se comportan los buenos amigos, y cómo mantener una buena amistad. Deben aprender que un buen amigo puede ser para siempre, y que para eso es necesario cultivar y alimentar la amistad, día tras día, en la escuela, en el parque, en la vecindad, etc. El contacto con los iguales hace con que el universo del niño sea aún más grandioso y rico. A través del otro, él puede aprender mucho de todo y de sí mismo”. (guiainfantil.com, s.f.)

 

“La amistad es un bien preciado y un tesoro único y exclusivo para el alma. Es como un hilo de oro que une a las personas y todos los seres y los conecta con lo divino y que nunca debe romperse. Tener un amigo es una dádiva, por lo tanto, es una suerte grande, una extraordinaria bendición del Espíritu Santo y un grandioso tesoro. Cuando dos personas se agradan, se establece entre ellas un hermoso y sublime vínculo afectivo, formándose entre las dos una especie de hilo de oro que se debe conservar.

 

La amistad es invaluable, única y sublime y va más allá del mundo físico, de la mente y de la comprensión humana. Cada amigo que se posee es especial e insustituible para la persona que lo tenga. La palabra amigo, es un sinónimo de compañero de viaje, porque la vida es el viaje más hermoso que nuestra alma pueda realizar, para que cada uno de nosotros pueda evolucionar de la mejor manera posible, tanto en el mundo físico como en el mundo espiritual, y llevar consigo una existencia plena”. (Dettin, 2012)

 

Video sugerido para reforzar el valor de la amistad:

 

BONDAD: “Es la cualidad de bueno. Se identifica con la característica propia de las buenas personas. Es también la inclinación o tendencia natural a hacer el bien. Bondad se aplica al carácter de una persona, un objeto o una acción para indicar que es buena. Se identifica también con la palabra 'dulzura', por ejemplo, 'Ayudó al anciano a levantarse con bondad'. (Significados, s.f.)

 

El término bondad, es un sustantivo abstracto, viene del latín “bonitas”, formado de “bonus” que significa “bueno” y el sufijo “-tat” que cambia al castellano como “dad” que expresa “cualidad”, por lo tanto, bondad es cualidad de bueno.

 

El término bondadoso es un adjetivo que se utiliza para indicar a una persona llena de bondad, de genio apacible, la persona bondadosa se caracteriza por ser una persona que realiza el bien y promover todo lo bueno para las personas que se encuentran a su alrededor. Tener bondad es ser benevolente, amable e intenta procurar la ayuda de otro. (Significados, s.f.)

 

La persona bondadosa se inclina por evitar el sufrimiento a una comunidad o a una persona, es decir, realiza el bien en procura del beneficio de las demás personas, como el caso de las acciones humanitarias que tiene como finalidad aliviar el dolor humano y atender a las necesidades básicas de una población y promover sus derechos, y, todas aquellas personas que llevan estas acciones pueden ser consideradas bondadosas, representantes de la bondad como: Madre Teresa de Calcuta, Juan Pablo II, Gandhi y, actores como: Shakira.

 

El antónimo de la palabra bondad es maldad, característica negativa de una persona que refleja la ausencia de la bondad, caridad o afecto por sus prójimos. (Significados, s.f.)

 

La bondad como valor

 

La bondad es un término abstracto imposible de cuantificar. Ha sido tratado en temas de Filosofía, Religión, Ética y Moral. Cuando se identifica a una persona o una acción como bondadosa se suele asociar a otros valores como la solidaridad, la generosidad, la humildad o el respeto.

 

En estos términos no se considera bondad simplemente como la ausencia de maldad, ya que la bondad no se limita a evitar el mal, sino también a promover el bien”. (Significados, s.f.)

 

Video sugerido para reforzar el valor de la bondad:

COMPRENSIÓN: “Es una actitud de tolerancia frente a una situación determinada. Las personas comprensivas, de este modo, logran justificar o entender como naturales las acciones o las emociones de otras.

 

Se trata de ponerse en el lugar o la situación de otra persona. El valor de la comprensión es muy importante en la infancia ya que les ayudará a valorar y entender las diferencias de los demás. A continuación, algunos consejos para lograr que los niños sean comprensivos”. (conmishijos, s.f.)

 

“Muchas veces hemos tenido la necesidad de encontrar a alguien que escuche y comparta nuestros sentimientos e ideas en un momento determinado. Todos sentimos esa necesidad interior de ser correspondidos por los demás, de ser comprendidos. Es terrible cuando sentimos que nadie nos comprende. Como si estuviéramos en un mundo extraño. Si sabemos lo difícil que es no sentirnos comprendidos, con mayor razón entonces para hacer esfuerzos por comprender a los demás.

 

Cuando nos sentimos comprendidos entramos en un estado de alivio, de tranquilidad y de paz interior. Sentimos algo refrescante y dulce en nuestro interior. Pero, ¿somos capaces de comprender a los demás? La comprensión es la actitud tolerante para encontrar como justificados y naturales los actos o sentimientos del otro. El otro también es un ser humano que siente y sufre. Hagamos un esfuerzo por ponernos en su lugar para comprenderlo mejor.

 

Nos hace mucha falta el valor de la comprensión para manejarnos bien con los que nos rodean. ¿Estaremos nosotros comprendiendo bien a nuestras familias, a nuestros vecinos y amigos? ¿A nuestros gobernados, a nuestros hermanos? ¿Qué estamos haciendo para comprenderlos? Cada ser humano tiene un punto de vista distinto al suyo, pero no por eso debemos considerarlo nuestro enemigo. Son solo ideas distintas, que luego pueden ser similares. Por tanto, debemos ahorrarnos los enfrentamientos.

 

Comprender al otro, ponerse en su lugar, no implica taparles las faltas, perdonarles todos sus errores. Comprenderlo es penetrar en su interior para ganarnos su confianza y desde esta relación, influir para hacerle cambiar de actitud y ayudar al otro a superar sus debilidades. Ser comprensivo es escuchar a los demás, aunque de antemano entendamos que no tiene la razón ni importancia lo que escucharemos.

 

El valor de la comprensión nos ayuda a conocer mejor a los demás y así poder ayudarlos. Pero si vemos los errores e injusticias que cometen los otros y lo asimilamos como si fuera algo natural, estamos creando las condiciones para caer en la misma situación y dejarnos arrastrar por los mismos vicios. Seamos comprensivos, pero mantengamos la firmeza de nuestros principios frente a los demás”. (JMC, COMPRENSIÓN VALOR HUMANO, 2012)

 

Video sugerido para reforzar el valor de la comprensión:

ACTIVIDAD DIDÁCTICA

Propósito

Reconocer que somos diferentes y únicos, pero también nos parecemos en algunas cosas; y que todos somos importantes.

Juego: Rasgos en común  (Ver anexo).

Lectura de un cuento que puede ser: Me gusta como soy (Ver Anexo).

VALORACIÓN / REFLEXIÓN
COMPROMISO
  • Distinguir similitudes y diferencias entre sus compañeros.

  • Aceptar las diferencias de sus compañeros.

  • Trabajar, jugar y colaborar en equipo con respeto y tolerancia.

  • Practicar comportamientos que lo hacen ser buen compañero; tales como, ser solidario, empático, entre otros.

  • Demostrar de empatía por los demás, escuchándolos.

  • Demostrar de respeto a sus compañeros.

  • Respetar a sus compañeros.

HABILIDADES SOCIALES
  • Colaboración

  • Respeto

  • Solidaridad

  • Empatía

  • Saber escuchar

EVALUACIÓN
  • Manifiesta respeto y exige respeto por las diferencias físicas, culturales y sociales que los hacen diferentes.

  • Respeta diferencias y similitudes entre sus compañeros sin menospreciar género o situación económica etc.

  • Comprende que el respeto es un elemento básico para la convivencia entre personas y grupos.

  • Manifiesta actitudes de solidaridad, respeto  tolerancia con sus compañeros.

ANEXO

 

ACTIVIDAD 1

Juego: Rasgos en común

 

Descripción de la actividad

 

Consiste en sacar el mayor número de similitudes que hay entre cada pareja. Se divide el grupo por parejas. Cada pareja debe sacar el mayor número de similitudes que hay entre ellos, como color de pelo, ropa, aficiones, familia, etc., gana la pareja que mayor parecido tenga. Este juego ayudará a que los estudiantes aprendan las características que tenemos en común con los demás.

 

Al terminar el juego preguntarles:

¿En qué nos parecemos a los otros compañeros?

¿en qué somos distintos?

¿A pesar de esas diferencias y similitudes nos respetamos y queremos?

 

ACTIVIDAD 2

 

Me gusta como soy (Un cuento para educar a los niños en el respeto a las diferencias)

Había una vez, un chico que tenía el pelo color blanco, pero blanco-blanquísimo, como la nieve, como la crema, como el algodón. Nació un día de sol brillante. Los papás estaban tan contentos que no dejaban de sonreír, y a todos les comentaban emocionados, lo hermoso que era su bebé.

Cuando salieron del sanatorio, los rayos de sol iluminaron la cabeza de Ezequiel, y la mamá le dijo al papá - Mira, parece un angelito - Sí, es el bebé más lindo, del mundo- contestó radiante, el papá. Así creció Ezequiel, contento, querido y orgulloso de su pelo blanco, blanquísimo.

Vivió en el campo hasta que tuvo 5 años, allí se crío jugando con los animales, alimentando a las gallinas y sus pollitos, hasta aprendió a andar en un caballito, que el papá le regaló, especialmente para él, al que le puso de nombre Petiso, y se convirtió en su mejor amigo. Una noche llena de estrellas, Ezequiel escuchó que los papás conversaban en la galería de la entrada de su casa.

Se acercó despacito porque los notó preocupados, al verlo los papas le dijeron que era muy tarde y debía ir a dormir. Ezequiel queda tan intrigado, que se escondió detrás de la puerta para escuchar. ¡¡¡Qué sorpresa se llevó!!! Los papás estaban hablando de mudarse, ¿mudarse? ¡Sí! Ir a vivir a otra casa, nada más ni nada menos que a la ciudad, y todo el asunto era porque Ezequiel tenía que empezar a ir a la escuela, y por allí donde vivían no había ninguna cerca.

¡QUE ALEGRÍA! Conocer la ciudad tener nuevos amigos, eso sí que parecía divertido. Así fue que juntaron sus cosas y se mudaron a una linda casita en la ciudad que quedaba muy cerquita de una hermosa escuela con sus paredes pintadas con dibujos que habían hecho los chicos junto con las maestras. Ezequiel estaba tan entusiasmado, que no podía quedarse quieto.

Fue con su mamá a comprar el guardapolvo y los útiles escolares, él eligió todos con la marca de su cuadro favorito. Esa noche casi no pudo dormir, de tan entusiasmado que estaba. Entonces llegó el día tan esperado, ¡el primer día de clases! Ezequiel se levantó muy temprano, contento y nervioso. Se lavó la cara, los dientes y se peinó su blanco-blanquísimo pelo blanco.

Ese pelo que era su marca especial en la vida, ese pelo que su mamá acariciaba todas las noches antes de que se duerma, su hermoso pelo de nieve, como le decía su papá. Llegó a la escuela junto con sus papás, lo besaron en la entrada, y Ezequiel, con paso decidido, se acercó al patio a la fila de primer grado. Allí se empezó a sentir raro, todos los chicos lo miraban, no sólo los de su grado, de todas las filas los grandes, los chicos, y Ezequiel no entendía por qué, quería que lo tragara la tierra.

De pronto un chico se acercó y le dijo

- Che, ¿por qué tienes el pelo así?

Ezequiel no contestó, no sabía qué decir, se preguntaba - ¿así cómo, lindo como la nieve? - Ante su silencio todos lo miraron, algunos empezaron a reírse y otros a cargarlo, le gritaban:

- ¡Cabeza de crema, cabeza de papel, cabeza de azúcar!

Ezequiel miró a su alrededor y de pronto, con espanto descubrió que no había ningún chico con el pelo blanco-blanquísimo como el suyo y parecía que esto les molestaba a los chicos de la escuela. Lloró en silencio, como para adentro, ya no le gustaba la escuela, se sentía triste y quería volver a casa.

La seño los saludó uno a uno con un beso y los llevó hasta el aula de primer grado. El aula era lindísima, estaba decorada con los nombres de todos los chicos, con dibujos, letras y números. Pero Ezequiel estaba tan triste que no podía ver lo linda que era su aula, solo quería llorar y salir corriendo.

Se sentó solo, nadie quiso sentarse con él, porque todos pensaron que su color de pelo lo hacía un chico raro. María Luz, la seño, les dijo que iba a tomar lista, que a medida que los nombrara fueran parándose al lado de su silla. María Luz comenzó - que se paren los altos- los chicos desorientados se miraron – vamos, dijo la seño, párense los altos- Los chicos se pararon.

La seño siguió diciendo, ahora los petisos, los de pelo color rojo, los que usan anteojos, los que no usan anteojos, los morochos, los pálidos, los que tengan aparatos, los de pelo blanco, los de pelo marrón, los que tengan dientes chiquitos, los de dientes grandes, los que se portan bien, los que se portan mal, los simpáticos, los tímidos, los charlatanes, los calladitos y así siguió con una lista interminable.

Los chicos no hacían más que pararse, sentarse y volverse a parar, porque todos, todos, todos, se sentían nombrados varias veces. Algunos eran bajitos, charlatanes, de pelo amarillo y a veces se portaban mal. Otros eran calladitos, altos, de dientes chiquitos y simpáticos. Todos tuvieron que levantarse tantas veces que quedaron agotados.

Pero faltaba lo último. María Luz dijo – ahora que se paren, los que quieran divertirse, los que quieran aprender, los que quieran hacerse amigos, los que quieran jugar, los que quieran reírse- Se imaginan lo que pasó, ¡SIII! Se levantaron todos juntos, gritando yo, yo, yo, yo, seño. Entonces, María Luz dijo. - No importa las diferencias que tengamos, miremos que tenemos en común para así poder respetarnos y pasarlo bien todos juntos. Ezequiel había dejado de llorar. Otra vez se sentía contento y con ganas de estar en la escuela.

De pronto se acercó un chico y le preguntó si podía sentarse con él. Ezequiel le contesto que sí. De ahí en más, lo que conozco de esta historia es que Ezequiel se hizo muchos, muchos amigos, y otra cosa que me contaron, es que cuando había que actuar de Papá Noel, siempre lo elegían a él, lo que lo hacía sentirse muy, pero muy orgulloso de haber nacido con ese pelo blanco- blanquísimo.   

Descripción de la actividad

 

Luego de leer uno el cuento. El docente comentará con sus estudiantes la siguiente frase: Todos somos diferentes y únicos, pero también nos parecemos en algunas cosas.

 

Al final propiciar un diálogo reflexionando mediante las siguientes preguntas:

¿Qué les pareció el cuento?

¿Cómo son ustedes?

¿Alguna vez se han descrito ustedes mismos?

¿Otras personas les han dicho cómo son?

¿Quién puede decirnos cómo es?

 

Permita que quienes deseen expresarse lo hagan y pida que los demás escuchen con respeto.

Reflexione con los alumnos:

Con ayuda del docente, hacer una lista de los problemas que se tienen en el grupo (clase) relacionados con: falta de respeto, burlas, insultos, discriminación.

Escoger alguno de los conflictos (problemas de la lista) y comenten.

¿Cuál es el conflicto?

¿Cuándo surgió?

¿A quiénes afecta?

Con ayuda siempre del docente, tratar de resolver el conflicto. Se pueden seguir las siguientes recomendaciones:

Cada parte expone (los implicados en el conflicto o problema seleccionado) sus ideas, cómo se siente y cómo cree que se puede resolver. Se deben escuchar todos los puntos de vista.

Hagan una lista de posibles soluciones.

Elijan una y aplíquenla. (Esto ayudará a minimizar el problema)

 

Terminar la actividad reflexionando o concluyendo en lo necesario e importante que es ser solidario, respetuoso y tolerante.

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE EL SALVADOR

© 2018

  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES