UNIDAD

 

2

 

CONTENIDO

 

3

CONTENIDO  

         

La diversidad sociocultural y las diferencias personales, aportes a una socialización intercultural.

INDICADOR DE LOGRO

2.3 Comparte la riqueza de la diversidad sociocultural presente en el medio, respetando las diferencias y aportando constructivamente a la sociedad.

VALORES A TRABAJAR

Generosidad

Definiciones de Cooperación y Diversidad cultural.

​__________________________________________________________________________________

 

DEFINICIÓN DE VALORES

GENEROSIDAD: «Actúa en favor de otras personas desinteresadamente, y con alegría, teniendo en cuenta la utilidad y la necesidad de la aportación para esas personas, aunque le cueste un esfuerzo» (Isaacs , 2003)

 

La generosidad es una virtud que difícilmente se puede apreciar en los demás con objetividad. En el momento de juzgar los actos de otras personas estaremos, normalmente, centrando la atención en el que recibe o en las características de la aportación. Por ejemplo, si nos enteramos de que alguna persona sin problemas económicos ha regalado una cantidad de dinero a algún pariente suyo con necesidades, es lógico que le llamemos «generoso». Sin embargo, esa aportación seguramente no le ha costado ningún esfuerzo. Desconocemos el motivo del acto: ¿ha sido por reconocer la necesidad de su pariente o por no sentirse culpable, etc.? Es decir, podemos identificar distintos medios o maneras para poder llevar a cabo un acto de generosidad, pero un acto será muestra de generosidad o no, de acuerdo con la intensidad con que se viva la virtud y la rectitud de los motivos. (Isaacs , 2003)

 

Hacer algo a favor de otras personas puede significar muchas cosas distintas: por ejemplo, dar cosas, dar tiempo, prestar posesiones, perdonar, escuchar (dar atención), saludar, recibir, etc., y todos estos actos suponen una decisión en algún momento dado. La voluntad, sabemos, tiende por naturaleza, hacia el bien. Sin embargo, la generosidad supone utilizarla voluntad para acercarse al bien. Se trata de una entrega, una decisión libre de entregar lo que uno tiene. No se trata de repartir lo que uno posee de cualquier modo, de abandonado. (Isaacs, 2003)

 

Es imprescindible que los actos de generosidad no queden aislados de la intencionalidad de la persona. Es decir, llegue a haber una rutina basada en unos actos superficialmente «generosos». El sentido del esfuerzo, de apoyarlos actos con la voluntad, es lo que evitará este peligro. Pero realmente hemos de ir más al fondo de la cuestión. La persona que únicamente piensa en lo que puede hacer, planificando su generosidad conscientemente, encontrará que se cansa rápidamente. Si, en el fondo, la persona no vive la generosidad por una convicción profunda de que los demás tienen el derecho de recibir su servicio, de que Dios lo ha creado para servir, difícilmente existirá una generosidad permanente en desarrollo.

Por eso, es más importante el concepto de «darse» que el de dar. Se puede dar, como vimos antes, sin identificarse con lo dado, sin simpatizar con la otra persona. El acto queda, así como una señal visible a los demás, pero que, a la vez, engaña. Lo que buscamos es un dar incondicional, que es lo mismo que decir «darse». (Isaacs , 2003)

 

Para un reconocimiento pleno de la riqueza de la diversidad sociocultural y el respeto a las diferencias existentes en los seres humanos, la generosidad es una virtud importante pues nos conduce a darnos a los demás, a tomarles en cuenta y a construir juntos sociedades más sólidas donde se tenga una armoniosa convivencia

 

Video sobre la generosidad:

COOPERACIÓN: consiste en el trabajo en común llevado a cabo por parte de un grupo de personas hacia un objetivo compartido, generalmente usando métodos también comunes, en lugar de trabajar de forma separada.  (González, 2011)

 

Para educar en cooperación, coopera, como todas las enseñanzas que se imparten, es mejor si empiezas por predicar con el ejemplo.

Si te ven a ti ayudando a alguien, colaborando con las tareas de casa, enseñándoles alguna conducta positiva o un hábito saludable, aprenderán de ello, ya que observarán en ti lo que es correcto. En definitiva, a cooperar se aprende cooperando.

Sólo así serán capaces de apreciar el gran beneficio que están realizando, tanto a los demás como a ellos mismos.  (sicología, 2017).

 

Algunos consejos que debes tomar en cuenta que te ayudarán a ser comprensivo:

  • Todos somos diferentes y por eso debes aceptar a los demás con sus virtudes y defectos.

  • Escucha con atención a los demás, dándoles la oportunidad que expliquen sus argumentos cuando han tomado una decisión. Esto nos ayudará a comprenderles.

  • Una forma de comprender a otra persona es tratando de ponerse en su lugar y de esa forma entenderemos sus alegrías y sus tristezas.

  • Estar siempre dispuesto a prestar colaboración a tus familiares, amigos y compañeros, darles consejos cuando lo necesiten.

  • Tener presente hay que ser comprensivos con las personas de diferentes culturas y naciones pues todos somos iguales y tenemos una dignidad que es igual para todos. Tan valioso es un salvadoreño como un habitante de cualquier país del mundo.

 

Video sobre la cooperación

DIVERSIDAD CULTURAL: Es la variedad de diferentes culturas dentro de un grupo de personas o una sociedad. Este tipo de diversidad se refleja, por ejemplo, en la existencia de diversos grupos étnicos en una determinada área. (Significados.com, 2017)

 

Para la mejor comprensión el tema de la diversidad cultural presentamos algunos fragmentos del mensaje del Papa Juan Pablo II en la Jornada Mundial de la Paz del año 2001.

 

“Al inicio de un nuevo milenio, se hace más viva la esperanza de que las relaciones entre los hombres se inspiren cada vez más en el ideal de una fraternidad verdaderamente universal. Sin compartir este ideal no podrá asegurarse de modo estable la paz. Muchos indicios llevan a pensar que esta convicción está emergiendo con mayor fuerza en la conciencia de la humanidad.

 

El valor de la fraternidad está proclamado por las grandes «cartas» de los derechos humanos; ha sido puesto de manifiesto concretamente por grandes instituciones internacionales y, en particular, por la Organización de las Naciones Unidas; y es requerido, ahora más que nunca, por el proceso de globalización que une de modo creciente los destinos de la economía, de la cultura y de la sociedad.

 

Por eso, me ha parecido urgente invitar a los creyentes en Cristo, y con ellos a todos los hombres de buena voluntad, a reflexionar sobre el diálogo entre las diferentes culturas y tradiciones de los pueblos, indicando así el camino necesario para la construcción de un mundo reconciliado, capaz de mirar con serenidad al propio futuro. Se trata de un tema decisivo para las perspectivas de la paz” (Juan Pablo II, 2000)

 

Diversidad de culturas y respeto recíproco

“En el pasado las diferencias entre las culturas han sido a menudo fuente de incomprensiones entre los pueblos y motivo de conflictos y guerras. Pero todavía hoy, por desgracia, en diversas partes del mundo constatamos, con creciente aprensión, la polémica consolidación de algunas identidades culturales contra otras culturas. Este fenómeno puede, a largo plazo, desembocar en tensiones y choques funestos, y por lo menos hace difícil la condición de algunas minorías étnicas y culturales, que viven en un contexto de mayorías culturalmente diversas, propensas a actitudes y comportamientos hostiles y racistas.

 

Ante esta situación, todo hombre de buena voluntad debe interrogarse sobre las orientaciones éticas fundamentales que caracterizan la experiencia cultural de una determinada comunidad. En efecto, las culturas, igual que el hombre que es su autor, están marcadas por el «misterio de iniquidad» que actúa en la historia humana (cf. 2 Ts 2,7) y tienen también necesidad de purificación y salvación. La autenticidad de cada cultura humana, el valor del ethos que lleva consigo, o sea, la solidez de su orientación moral, se pueden medir de alguna manera por su razón de ser en favor del hombre y en la promoción de su dignidad a cualquier nivel y en cualquier contexto” (Juan Pablo II, 2000)

 

Diálogo entre las culturas

“De manera análoga a lo que sucede en la persona, que se realiza a través de la apertura acogedora al otro y la generosa donación de sí misma, las culturas, elaboradas por los hombres y al servicio de los hombres, se modelan también con los dinamismos típicos del diálogo y de la comunión, sobre la base de la originaria y fundamental unidad de la familia humana, salida de las manos de Dios, que creó, de un solo principio todo el linaje humano” (Juan Pablo II, 2000)

 

“Desde este punto de vista, el diálogo entre las culturas, tema del presente Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, surge como una exigencia intrínseca de la naturaleza misma del hombre y de la cultura. Como expresiones históricas diversas y geniales de la unidad originaria de la familia humana, las culturas encuentran en el diálogo la salvaguardia de su carácter peculiar y de la recíproca comprensión y comunión.

 

El diálogo lleva a reconocer la riqueza de la diversidad y dispone los ánimos a la recíproca aceptación, en la perspectiva de una auténtica colaboración, que responde a la originaria vocación a la unidad de toda la familia humana. Como tal, el diálogo es un instrumento eminente para realizar la civilización del amor y de la paz, que mi venerado predecesor, el Papa Pablo VI, indicó como el ideal en el que había que inspirar la vida cultural, social, política y económica de nuestro tiempo” (Juan Pablo II, 2000)

 

Para reforzar el tema de la diversidad cultural

ACTIVIDAD DIDÁCTICA

Dinámica: Conociendo la diversidad cultural. (Ver anexo)

VALORACIÓN / REFLEXIÓN

¿Reconozco que en el mundo hay diferentes culturas y que cada una merece respeto?

¿Cómo trato a los extranjeros que conozco?

¿Qué cosas positivas he aprendido de la cultura de otros países?

COMPROMISO
  • Respetar a todos sin importar su nacionalidad o cultura.

  • Tratar a las personas de otras razas y culturas sin discriminación.

HABILIDADES SOCIALES
  • Evitar contradicciones innecesarias

  • Tomar en cuenta a otras personas

  • Respetar las formas de ser de otras personas

EVALUACIÓN
  • Observar la capacidad de los estudiantes para identificar rasgos característicos de otras culturas especialmente los que contribuyan a generar un ambiente armonioso y de paz.

ANEXO

 

Actividad: Dinámica: conociendo la diversidad cultural

 

Propósito: Que los estudiantes aprendan a identificar rasgos característicos de diferentes culturas

 

Desarrollo:

 

El maestro organiza a sus alumnos en grupos de 7 y le asigna a cada alumno un país. Los alumnos escribirán en un cartel qué cosas que caracterizan a los habitantes del país asignado. Cada grupo expondrá los resultados. Al finalizar las exposiciones el profesor pedirá a cada grupo que explique los aspectos positivos de cada país y el por qué consideran que son importantes. 

 

Se aconseja al profesor que para seleccionar los países considere aquellos que sean más fácil a los alumnos identificar características culturales de sus habitantes, ejemplo: USA, México, Guatemala, Argentina, España, etc.

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE EL SALVADOR

© 2018

  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES