UNIDAD

 

2

 

CONTENIDO

 

5

CONTENIDO  

         

Mecanismos democráticos para la superación de la discriminación y el respeto a la diversidad.

INDICADOR DE LOGRO

2.5 Caracteriza desde un punto de vista cultural los grupos que han protagonizado insurrecciones campesinas y analiza las demandas sociales de respeto a la diversidad.

2.6 Promueve desde sus espacios de incidencia mecanismos democráticos que fomenten un sistema democrático y de respeto a las diferencias individuales y grupales.

​__________________________________________________________________________________

 

DEFINICIÓN DE VALORES

DERECHOS HUMANOS: Son valores inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Tienen su fundamento en la dignidad de la persona humana

Universales e inalienables:

Por tener su origen en la dignidad de la persona humana su validez es para todos los habitantes del Mundo.

Los derechos humanos son inalienables, pues no pueden suprimirse ni restringirse.

A continuación, se presentan las consideraciones del Catecismo de la Iglesia Católica sobre los derechos humanos:

La raíz de los derechos del hombre se debe buscar en la dignidad que pertenece a todo ser humano. Esta dignidad, connatural a la vida humana e igual en toda persona, se descubre y se comprende, ante todo, con la razón. El fundamento natural de los derechos aparece aún más sólido si, a la luz de la fe, se considera que la dignidad humana, después de haber sido otorgada por Dios y herida profundamente por el pecado, fue asumida y redimida por Jesucristo mediante su encarnación, muerte y resurrección. (CEC 153)

 

La fuente última de los derechos humanos no se encuentra en la mera voluntad de los seres humanos, en la realidad del Estado o en los poderes públicos, sino en el hombre mismo y en Dios su Creador. Estos derechos son «universales e inviolables y no pueden renunciarse por ningún concepto .308 Universales, porque están presentes en todos los seres humanos, sin excepción alguna de tiempo, de lugar o de sujeto. Inviolables, en cuanto «inherentes a la persona humana y a su dignidad» y porque «sería vano proclamar los derechos, si al mismo tiempo no se realizase todo esfuerzo para que sea debidamente asegurado su respeto por parte de todos, en todas partes y con referencia a quien sea». Inalienables, porque «nadie puede privar legítimamente de estos derechos a uno sólo de sus semejantes, sea quien sea, porque sería ir contra su propia naturaleza (JUAN PABLO II, 1992)

 

Las enseñanzas de Juan XXIII, del Concilio Vaticano II, de Pablo VI han ofrecido amplias indicaciones acerca de la concepción de los derechos humanos delineada por el Magisterio. Juan Pablo II ha trazado una lista de ellos en la encíclica « Centesimus annus »: « El derecho a la vida, del que forma parte integrante el derecho del hijo a crecer bajo el corazón de la madre después de haber sido concebido; el derecho a vivir en una familia unida y en un ambiente moral, favorable al desarrollo de la propia personalidad; el derecho a madurar la propia inteligencia y la propia libertad a través de la búsqueda y el conocimiento de la verdad; el derecho a participar en el trabajo para valorar los bienes de la tierra y recabar del mismo el sustento propio y de los seres queridos; el derecho a fundar libremente una familia, a acoger y educar a los hijos, haciendo uso responsable de la propia sexualidad. Fuente y síntesis de estos derechos es, en cierto sentido, la libertad religiosa, entendida como derecho a vivir en la verdad de la propia fe y en conformidad con la dignidad trascendente de la propia persona (CEC 155)

 

Inseparablemente unido al tema de los derechos se encuentra el relativo a los deberes del hombre, que halla en las intervenciones del Magisterio una acentuación adecuada. Frecuentemente se recuerda la recíproca complementariedad entre derechos y deberes, indisolublemente unidos, en primer lugar, en la persona humana que es su sujeto titular. Este vínculo presenta también una dimensión social: « En la sociedad humana, a un determinado derecho natural de cada hombre corresponde en los demás el deber de reconocerlo y respetarlo ».El Magisterio subraya la contradicción existente en una afirmación de los derechos que no prevea una correlativa responsabilidad: «Por tanto, quienes, al reivindicar sus derechos, olvidan por completo sus deberes o no les dan la importancia debida, se asemejan a los que derriban con una mano lo que con la otra construyen (CEC 156)

 

La Constitución de la República establece derechos fundamentales que tenemos todos los salvadoreños que inician con el derecho a la vida:

 

Art. 2.- Toda persona tiene derecho a la vida, a la integridad física y moral, a la libertad, a la seguridad, al trabajo, a la propiedad y posesión, y a ser protegida en la conservación y defensa de los mismos.

 

Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

 

Se establece la indemnización, conforme a la ley, por daños de carácter moral.

 

También la Constitución establece una serie de derechos que se denominan “derechos sociales” que se refieren a la familia, el trabajo, la educación y la salud.

 

Art. 32.- La familia es la base fundamental de la sociedad y tendrá la protección del Estado, quien dictará la legislación necesaria y creará los organismos y servicios apropiados para su integración, bienestar y desarrollo social, cultural y económico.

 

El fundamento legal de la familia es el matrimonio y descansa en la igualdad jurídica de los cónyuges.

 

El Estado fomentará el matrimonio; pero la falta de éste no afectará el goce de los derechos que se establezcan en favor de la familia.

 

Art. 37.- El trabajo es una función social, goza de la protección del Estado, y no se considera artículo de comercio.

El Estado empleará todos los recursos que estén a su alcance para proporcionar ocupación al trabajador, manual o intelectual, y para asegurar a él y a su familia las condiciones económicas de una existencia digna. De igual forma promoverá el trabajo y empleo de las personas con limitaciones o incapacidades físicas, mentales o sociales.

 

Art. 53.- El derecho a la educación y a la cultura es inherente a la persona humana; en consecuencia, es obligación y finalidad primordial del Estado su conservación, fomento y difusión.

El Estado propiciará la investigación y el quehacer científico.

 

Art. 65.- La salud de los habitantes de la República constituye un bien público. El Estado y las personas están obligados a velar por su conservación y restablecimiento.

 

El Estado determinará la política nacional de salud y controlará y supervisará su aplicación.  (Asamblea Legislativa, 1983)

Definiciones de: Derechos humanos y convivencia democrática.

VALORES A TRABAJAR

CONVIVENCIA DEMOCRÁTICA: significa vivir con el que piensa distinto o que tiene distinto idioma, cultura, raza, religión en armonía, sin que los derechos de una persona avancen sobre los derechos de los demás.  (Gamboa, s.f.)

 

Aprender que todos pensamos, sentimos y actuamos igual ya que todos somos seres humanos, aun cuando nuestra raza o piel, sexo, religión o ideología política sean desiguales. Para respetar la convivencia democrática hay una obligación moral y subjetiva que es la que nos cabe como integrantes del género humano y que está basada en que todos los seres humanos deben tener un trato igualitario sin importar las diferencias de origen.

Convivir es aceptar la diversidad, valorar la tolerancia y comprometerse solidariamente con el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos, sin distinciones por raza, género, lengua, origen nacional, religión o discapacidad, así como en el combate contra la intolerancia. Es imposible la convivencia democrática si no se fundamenta en los valores de Tolerancia y Solidaridad. (Gamboa, s.f.)

 

Una de las incomprensiones que dificultan la convivencia es el alcance que se da al valor de la Tolerancia. Practicar la Tolerancia no significa tolerar la injusticia ni renunciar a las convicciones personales o atemperarlas, significa que toda persona es libre de adherirse a sus propias convicciones y acepta que los demás se adhieran a las suyas, significa aceptar el hecho de que los seres humanos, naturalmente caracterizados por la diversidad de su aspecto, situación, su forma de expresarse, su comportamiento y sus valores, tienen derecho a vivir en paz ya ser como son. Es un pilar central de la convivencia pacífica democrática. (Gamboa, s.f.)

 

Un video para reforzar la democracia y derechos humanos

ACTIVIDAD DIDÁCTICA

Dinámica: Las elecciones en la clase. (Ver anexo)

VALORACIÓN / REFLEXIÓN

¿Estoy consciente de los derechos de las comunidades rurales del país?

¿Trato de forma igualitaria a las personas que residen en la zona rural de nuestro país?

¿Valoro que los trabajadores de la tierra ayudan con su esfuerzo al desarrollo de nuestro país?

¿Conozco la declaración universal de los derechos humanos?

COMPROMISO
  • Respetar a las personas sin importar la zona geográfica donde residan.

  • Promover en mi centro educativo el respeto a las diferencias individuales y grupales.

HABILIDADES SOCIALES
  • Defender mis derechos y los derechos de los demás

  • Reflexionar sobre la causa de los problemas

  • Ser proactivo

EVALUACIÓN
  • Ponderar el desarrollo del conocimiento sobre democrática de los estudiantes haciéndoles preguntas sobre la dinámica realizada.

ANEXO

 

Actividad: Lectura “Las elecciones en la clase”

 

Propósito: Desarrollar en los estudiantes un espíritu democrático.

 

Desarrollo:

 

En el Centro Escolar “Valle Nuevo” se desarrollan las votaciones para elegir al representante de los estudiantes en la que participan Carlos Mendoza y Ricardo González dos buenos estudiantes del primer año de bachillerato.

 

Los alumnos votaron de forma secreta y depositaron su voto en las urnas instaladas en el pasillo. Un ambiente de respeto y amistad reina en el centro Escolar.

Una junta integrada por cinco estudiantes contó los votos y declaró que Carlos ganó con el 51% de los votos.

 

Como punto final se dio la palabra a los dos participantes: Carlos agradeció a todos los alumnos que votaron por él y se comprometió a ejercer su gestión con responsabilidad y entusiasmo; Ricardo en su mensaje felicitó a Carlos y se comprometió a colaborarle. Los dos jóvenes se dieron la mano y sus compañeros les dieron un prolongado aplauso.

 

Reflexión:

 

¿Qué te parecieron las elecciones del Centro Escolar Valle Nuevo”?

¿Te parece que fueron democráticas?

¿Qué te pareció la actitud de los dos alumnos que participaron?

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE EL SALVADOR

© 2018

  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES