UNIDAD

 

3

CONTENIDO

1

CONTENIDO  

         

INDICADOR DE LOGRO

VALORES A TRABAJAR

Ideales actuales de la juventud y modelos de ciudadanía

3.1 Reflexiona sobre los auténticos ideales y los diferencia de aquellos que son el resultado de influencias negativas.

Compromiso, ideal y espíritu de equipo.

​__________________________________________________________________________________

 

DEFINICIÓN DE VALORES

COMPROMISO: “Nos une a nuestros ideales, a nuestro trabajo y a los demás. Es nuestra promesa, es mantenernos fieles a nuestras creencias y tareas, es apoyar y mantenernos unidos a nuestras familias y amigos”. (Schiller & Bryant, Cómo enseñar valorers a los niños, 2001).

 

Según el pensamiento de S. Lehman “el compromiso es lo que transforma una promesa en realidad, es la palabra que habla con valentía de nuestras intenciones, es la acción que habla más alto que las palabras, es hacerse al tiempo cuando no lo hay, es cumplir con lo prometido cuando las circunstancias se ponen adversas, es el material con el que se forja el carácter para poder cambiar las cosas, es el triunfo diario de la integridad sobre el   escepticismo. Comprometerse y mantener los compromisos, son la esencia de la proactividad”. (Bussines&MarketingSchool, s.f.)

 

Se debe de comprometer la persona al cien por ciento, pues cuando se está dispuesto a cumplir un ideal, la persona se propone, hace todo lo que puede por conseguir el objetivo, pero al comprometerse, no deja las cosas a media, sino que se esfuerza por completarlas y hacerlas de la mejor manera posible.

 

Partimos de la definición del compromiso como la capacidad que tiene el ser humano para tomar conciencia de la importancia que tiene cumplir con el desarrollo de su trabajo dentro del tiempo estipulado para ello. Al comprometernos, ponemos al máximo nuestras capacidades para sacar adelante la tarea encomendada. (Bussines&MarketingSchool, s.f.)

 

“Teniendo en cuenta que conocemos las condiciones que estamos aceptando y las obligaciones que éstas nos conllevan, ya que supone un esfuerzo permanente hacia la consecución del objetivo establecido”. (Bussines&MarketingSchool, s.f.)

 

“El compromiso es alinearse con los objetivos de un grupo u organización. Las personas que están dotadas de esta aptitud. Están dispuestas a hacer sacrificios para lograr un objetivo general”. (Fritsch, 2009)

 

En este sentido, por ejemplo: cuando se deja un trabajo en grupo en el salón de clases, cada quien tiene responsabilidad, el trabajo no se les deja a un solo estudiante, todos deben saber alcanzar ese objetivo en común, pues la nota será para todos y no solo para uno.

 

“La esencia del compromiso es unificar los propios objetivos con los de la organización”. (Fritsch, 2009)

 

Video sobre el compromiso:

IDEAL: “En términos generales, la palabra ideal refiere a todo aquello propio o relacionado a la idea; la idea, por tanto, será cualquier representación mental que se relaciona con algo real”. (Ucha, Definición de Ideal, 2010)

 

Los ideales son aquellas cuestiones que se quieren alcanzar y por el cual se va a luchar para poder conseguirlos, es algo real y no imposible de cumplir.

 

“Cuando se emplea la palabra ideal será seguramente para referirse a aquello que no es real, sino que se encuentra solamente en la mente. Un mundo sin enfrentamientos, lamentablemente, es un ideal únicamente posible en mi mente”. (Ucha, Definición de Ideal, 2010)

 

Hay ideales que son alcanzables si la persona que los posee se esfuerza y hace gala de su voluntad, por ejemplo, buscar ser un profesional, sacar las mejores notas de la escuela o colegio, el mantener el hogar en orden, aunque no parezcan ideales como el de ser profesional, también requieren de un compromiso personal para poder lograr cada una de las obligaciones que se tienen. Por tanto, al buscar un ideal, se compromete, se esfuerza y se va paso a paso hasta lograr lo que conviene para el bien personal.

 

Los ideales son bienes, y pueden ordenarse de varios modos. Por ejemplo, ideales materiales y espirituales; ideales efímeros y duraderos; ideales profesionales, sociales, familiares, deportivos, culturales, afectivos, etc.

 

Los ideales son bienes deseados, y pueden ordenarse por el modo de desearlos. Así se habla de ideales-instintivos e ideales-metas. Pero esta clasificación es más propia del amor (amor-sentimiento y amor-caridad), pues el modo de desear es más bien modo de amar.

 

 

El ideal es lo que se desea, que aún no se tiene y por el cual se enfoca para poder alcanzarlo. Todo eso conlleva un paso a paso, los ideales cuestan y se van alcanzando.

 

Video sugerido fortalecer el concepto de ideal:

ESPÍRITU DE EQUIPO: Promover el espíritu de equipo dará a la organización un sentido de unidad. Recomendaba por ejemplo el empleo de comunicación verbal en lugar de la comunicación formal por escrito, siempre que fuera posible.  Éste es el principio de que “la unión hace la fuerza”, así como una extensión del principio de la unidad de mando que subraya la necesidad del trabajo en equipo y la importancia de la comunicación para obtenerlo. (Fayol, s.f.)

 

Un elemento fundamental para que el trabajo cooperativo rinda sus frutos es la asignación de tareas específicas para cada uno de los integrantes del grupo humano en cuestión. Cada persona fue bendecida con talentos específicos y es lo lógico que se le atribuyan aquellas actividades en las que se pueda desenvolver con mayor soltura. Con un proceder contrario, los resultados serían de menor categoría, en la medida en que se estarían desaprovechando estas aptitudes, dejando que los miembros se ocupen de tareas que sobrepasan sus capacidades. (Gabriel D., 2010)

 

En la vida social, como en la vida escolar, cada individuo sabe de un rol que debe desempeñar, y cuando se trabaja en equipo se ponen en práctica cada una de esas cualidades o habilidades que cada uno tiene; se asignan tareas para que el trabajo no recaiga en una sola persona. También es importante distribuir el trabajo equitativamente.

 

Es necesario que las partes intervinientes colaboren mutuamente de modo tal que las aptitudes de cada cual sirvan al bien común, al logro de las metas. Así, los dones de cada uno tienden a suplir las carencias del otro, prevaleciendo lo bueno. Esta circunstancia puede y debe favorecerse dejando constancia explícita del modo en que debe llevarse a cabo la interacción. (Gabriel D., 2010)

 

No es solo trabajar en grupo, sino más bien mantener ese ambiente positivo de querer trabajar con los demás sobre algo que será para todos o para algunos que lo necesitan. Al tener ese espíritu de grupo, se aprende a entender a los demás, a opinar con respeto y cumplir lo que corresponde como individuo.

 

Video sugerido para el espíritu de equipo:

ACTIVIDAD DIDÁCTICA

Lectura: La leyenda del lago de plástico (ver anexo).

VALORACIÓN / REFLEXIÓN

¿Por qué es importante el valor del compromiso?

¿Qué tan comprometido estoy con mis ideales y obligaciones?

¿Puedo resolver problemas por mí mismo?

¿Cómo reconocer los verdaderos ideales?

¿Por qué es importante un ideal?

¿Reconozco tener el espíritu de equipo?

COMPROMISO
  • Apoyar en todo momento el trabajo en equipo.

  • Trazar ideales que puedan alcanzar.

  • Enfocar mi esfuerzo al cumplimiento de mis obligaciones.

  • Pedir la ayuda cuando no pueda cumplir mis obligaciones.

  • Luchar por alcanzar los ideales.

HABILIDADES SOCIALES
  • Me gusta trabajar en equipo.

  • Soy comprometido

  • Cumplo mis ideales.

  • Apoyo a los demás en cuanto pueda.

  • Completo mis obligaciones y no las dejo a medias.

  • Comparto ideas e intereses con los demás.

EVALUACIÓN

Ponderar las actitudes de los estudiantes al realizar la lectura sugerida.

ANEXO

 

Lectura: La leyenda del lago de plástico

 

Propósito: que los estudiantes sean conscientes del daño ambiental por la carencia de urbanidad de la población

 

A Raúl llevaban años contándole la misma historia. En el colegio, en casa, en la consulta del dentista, en todos los cumpleaños de sus amigos… En todos lados le decían que, cerca del pueblo, a unos 10 kilómetros más o menos bosque adentro, había un lago muy extraño. Era un lago sin peces, sin árboles alrededor, un lago en el que la gente no se bañaba. Lo llamaban el lago de plástico.

 

Raúl pensaba que se trataba de algo inventado. No le parecía posible que hubiese un lago sin vida. En todos los libros que había leído en su vida los lagos eran de un color azul brillante y estaban rebosantes de peces de todo tipo y tamaño. Como no se lo terminaba de creer, un día decidió ir a investigar.

 

Emprendió el camino a través de un bosque y, cuando llegó a la orilla de aquel misterioso lago, empezó a entender las cosas. No había peces porque el agua estaba sucísima. Plagada de bolsas de plástico, de otros elementos contaminantes y desprendiendo un olor nauseabundo.
 

-¿Cómo van a poder vivir los peces aquí? -se dijo en voz alta.

 

Casi al momento de pronunciar esas palabras, del centro del lago emergió una montaña de residuos. No era una montaña sin más ya que parecía tener ojos y una boca con la que hablar. Precisamente fue esa boca la que pronunció las siguientes palabras:


-Hace años que ya no puedo acoger vida de ningún tipo. Ni flora ni fauna. Me han ensuciado tanto que me es imposible y eso me provoca estar tremendamente triste -dijo aquella montaña de plástico con voz cavernosa.


Investigando ya de vuelta en casa, Raúl entendió cómo se había llegado a esa situación. Durante los años precedentes, nadie había tenido el más mínimo respeto por el entorno. La gente que iba de picnic al lago no recogía su basura y quedaba todo desperdigado por ahí: latas de refresco, bolsas de plástico, envoltorios y paquetes.


Además, la gente de los pueblos de alrededor usaba los inodoros y los fregaderos como papeleras. Arrojaban papeles, toallitas, jarabes, aceite de cocinar… Todo eso había ido a parar al agua del lago acabando con toda la vida que albergaba.


Raúl sabía que en aquel sitio se bañaban sus abuelos de jóvenes y le daba mucha pena que ahora estuviese así. De ese modo, atendiendo a las palabras de aquel montón de residuos parlante, organizó una serie de turnos con la gente del pueblo para limpiarlo. Por supuesto, les convenció de que mantener el entorno limpio era una tarea común y que, no haciéndolo, estaban perdiendo todos. A algunas personas les costó entender la gravedad de la situación pero con paciendo acabaron sumándose al equipo de limpieza y cambiando sus hábitos de vida.

Poco a poco, el que todos habían llamado “el lago de plástico” volvió a ser un lago normal, lleno de luz y con olor a naturaleza y a vida. Con la ayuda de Raúl y del resto del pueblo. (Cuentos Cortos, s.f.)

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE EL SALVADOR

© 2018

  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES