UNIDAD

 

3

 

CONTENIDO

 

1

CONTENIDO  

         

INDICADOR DE LOGRO

Rechazo las injusticias (lecciones morales y espirituales que surgen a raíz de eventos como él (holocausto  y genocidio del siglo XX).

3.1 Manifiesta actitudes de consideración, respeto y comprensión hacia las personas.

VALORES A TRABAJAR

Justicia y respeto a la vida (aborto y la eutanasia). Otros valores que se pueden trabajar son: solidaridad y comprensión. 

​__________________________________________________________________________________

 

DEFINICIÓN DE VALORES

JUSTICIA: “La justicia es la virtud moral que consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido”. (Catecismo de la Iglesia Católica, s.f.)

 

“La justicia es un conjunto de valores esenciales sobre los cuales debe basarse una sociedad y el Estado, estos valores son; el respeto, la equidad, la igualdad y la libertad”. (Significados, s.f.)

 

La justicia en sentido formal es el conjunto de normas codificadas aplicadas por jueces que, al ser violadas, el Estado imparte justicia, suprimiendo la acción o inacción que generó la afectación del bien común.

 

La palabra justicia proviene del latín iustitia que significa justo, y deriva del vocablo ius. (Significados, s.f.)

 

La justicia dispone a respetar los derechos de cada uno y a establecer en las relaciones humanas la armonía que promueve la equidad, respecto a las personas y al bien común. El hombre justo, evocado con frecuencia en las Sagradas Escrituras, se distingue por la rectitud habitual de sus pensamientos y de su conducta con el prójimo. “Siendo juez no hagas injusticia, ni por favor del pobre, ni por respeto al grande: con justicia juzgarás a tu prójimo” (Lv 19, 15). “Amos, dad a vuestros esclavos lo que es justo y equitativo, teniendo presente que también vosotros tenéis un Amo en el cielo” (Col 4, 1). (corazones.org, s.f.)

 

Video sugerido para reforzar el valor de la justicia.

 

RESPETO A LA VIDA: La vida humana es sagrada, porque desde su inicio es fruto de la acción creadora de Dios y permanece siempre en una especial relación con el Creador, su único fin. Sólo Dios es Señor de la vida desde su comienzo hasta su término; nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente. (SS Juan Pablo II, s.f.)

 

La Escritura precisa lo que el quinto mandamiento prohíbe: “No quites la vida del inocente y justo” (Ex 23, 7). El homicidio voluntario de un inocente es gravemente contrario a la dignidad del ser humano, a la regla de oro y a la santidad del Creador. La ley que lo proscribe posee una validez universal: obliga a todos y a cada uno, siempre y en todas partes. (Catecismo de la Iglesia Católica,, s.f.)

En el Sermón de la Montaña, el Señor recuerda el precepto: “No matarás” (Mt 5, 21), y añade el rechazo absoluto de la ira, del odio y de la venganza. Más aún, Cristo exige a sus discípulos presentar la otra mejilla (cf Mt 5, 22-39), amar a los enemigos (cf Mt 5, 44). El mismo no se defendió y dijo a Pedro que guardase la espada en la vaina (cf Mt 26, 52). (Catecismo de la Iglesia Católica,, s.f.)

En la historia de la humanidad se registran situaciones que la han horrorizado, entre ellas podemos mencionar las guerras mundiales, en las cuales se ha dado destrucción masiva y asesinado a millones de personas. Podemos destacar en la segunda guerra mundial el asesinato de millones de judíos, lo que comúnmente conoceos como el holocausto. 

 

De igual manera se registran innumerables guerras civiles, como la que vivimos en El Salvador por más de 12 años en la que murieron muchos hermanos nuestros. Se han dado guerras civiles tan violentas, en las que han muerto millones de personas, como son el caso de guerra en África y en la ex Yugoslavia.  La magnitud de muertes ocasionadas es tan grande que le considera como genocidios.

Existen otras situaciones muchos más complejas de las que no mucho gusta hablar, en las que se juegan muchos intereses económicos y de poder como son la eutanasia y el aborto.

El aborto.

Se denomina aborto a la interrupción prematura del embarazo en todas sus formas, cuando el mismo no ha cumplido aún las veinte semanas de gestación. Ahora bien, cabe hacer la distinción entre dos tipos de abortos, por un lado, el espontáneo o natural y por otra parte el provocado artificialmente o también denominado aborto inducido. (Gabriel D, s.f.)

Aborto Natural y Aborto Inducido.

En el primer caso, el aborto espontáneo, las causas que lo provocan son únicamente naturales, entre las más frecuentes que lo provocan son problemas congénitos, es decir, anomalías genéticas que padece el feto y que desembocan justamente en la muerte fetal. También se incluyen dentro de este tipo alguna anormalidad en el tracto reproductivo o afecciones infecciosas o sistémicas que padece la madre.  (Gabriel D, s.f.)

La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida (cf Congregación para la Doctrina de la Fe, Instr. Donum vitae, 1, 1). (vatican.va, s.f.)

Si el derecho a la vida, aun el del no nacido, es irrespetado, ningún otro derecho tiene razón de ser.

Desde el siglo primero, la Iglesia ha afirmado la malicia moral de todo aborto provocado. Esta enseñanza no ha cambiado; permanece invariable. El aborto directo, es decir, querido como un fin o como un medio, es gravemente contrario a la ley moral. (vatican.va, s.f.)

Dios Señor de la vida, ha confiado a los hombres la excelsa misión de conservar la vida, misión que deben cumplir de modo digno del hombre. Por consiguiente, se ha de proteger la vida con el máximo cuidado desde la concepción; tanto el aborto como el infanticidio son crímenes abominables» (GS51, 3). (vatican.va, s.f.)

La Eutanasia.

El suicidio es siempre moralmente inaceptable, al igual que el homicidio. La tradición de la Iglesia siempre lo ha rechazado como decisión gravemente mala...Bajo el punto de vista objetivo, es un acto gravemente inmoral, porque comporta el rechazo del amor a sí mismo y la renuncia a los deberes de justicia y de caridad para con el prójimo, para con las distintas comunidades de las que se forma parte y para la sociedad en general. En su realidad más profunda, constituye un rechazo de la soberanía absoluta de Dios sobre la vida y sobre la muerte, proclamada así en la oración del antiguo sabio de Israel: «Tú tienes el poder sobre la vida y sobre la muerte, haces bajar a las puertas del Hades y de allí subir» (Sb 16, 13; cf. Tb 13, 2). (catolicidad.com, s.f.)


Compartir la intención suicida de otro y ayudarle a realizarla mediante el llamado «suicidio asistido» significa hacerse colaborador, y algunas veces autor en primera persona, de una injusticia que nunca tiene justificación, ni siquiera cuando es solicitada. «No es lícito —escribe con sorprendente actualidad San Agustín— matar a otro, aunque éste lo pida y lo quiera y no  pueda ya vivir... para librar, con un golpe, el alma de aquellos dolores, que luchaba con las ligaduras del cuerpo y quería desasirse». La eutanasia, aunque no esté motivada por el rechazo egoísta de hacerse cargo de la existencia del que sufre, debe considerarse como una falsa piedad, más aún, como una preocupante «perversión» de la misma. En efecto, la verdadera «compasión» hace solidarios con el dolor de los demás, y no elimina a la persona cuyo sufrimiento no se puede soportar. El gesto de la eutanasia aparece aún más perverso si es realizado por quienes —como los familiares— deberían asistir con paciencia y amor a su allegado, o por cuantos —como los médicos—, por su profesión específica, deberían cuidar al enfermo incluso en las condiciones terminales más penosas. (catolicidad.com, s.f.)

Videos sugeridos para reforzar el concepto sobre el respeto a la vida.

ACTIVIDAD DIDÁCTICA

Leer la historia de Joshua y discutir sobre la importancia de respetar la vida de los demás desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. (Ver anexo)

VALORACIÓN / REFLEXIÓN

¿Por qué es importante el respeto a la vida?

¿Qué valores identifico en los videos y en la historia?

¿Qué mensaje le daría a mis compañeros sobre el tema visto?

COMPROMISO
  • Promover el respeto a las demás personas.

  • Practicar la justicia respetando a cada cual como persona.

  • Valorar la vida, propia y la de los demás.

HABILIDADES SOCIALES
  • Se dirige con respeto hacia lo demás.

  • Apoya a sus compañeros.

  • Es positivo.

EVALUACIÓN
  • Escuchar, observar y ponderar la participación de los estudiantes del grado

ANEXO

 

Historia de Joshua

Propósito: que los estudiantes aprecien el valor de la vida.

 

¡Hola!, Me llamo ALE ORTIZ, soy paraguaya y tengo 19 años, vivo actualmente en Austria.

JOSHUA es mi bebé, nació prematuro, por una cesárea planeada a las 29 semanas de vida el 31/05/2012. Nos enteramos a las 12 semanas que nuestro bebé tenía "Hydrops fetalis" (Hidropesía fetal). Este es un problema muy grave, el cual pone en riesgo la vida del bebé, ya que provoca un edema grave (hinchazón) en el feto y en el recién nacido. 

Mi bebé JOSHUA, nació prematuro, por una cesárea planeada a las 29 semanas de vida el 31/05/2012.  sin embargo, yo decidí no comentarle a nadie porque no quería que vieran a mi hijo con otros ojos: me acuerdo que una semana antes de ir a la consulta con el ginecólogo (para confirmar mi embarazo) yo ya le había hablado a mi esposo, le dije que pase lo que pase, teníamos que luchar por nuestro hijo. Era un sentimiento que tenía, un sentimiento de que algo podría pasar, cuando aún no sabía de la enfermedad de mi bebé. 

Los Doctores del hospital, específicamente los que trataban a las mujeres con embarazo de alto riesgo como el mío, se portaron de maravillas, y eran muy sinceros a pesar de lo que decían, no siempre sonaba muy lindo, pero yo les tome confianza. 

Ellos desde el principio, nos dijeron que pensaban que nuestro bebé no iba a vivir mucho tiempo. Ellos pensaban que Joshua iba a morir en mi vientre, pero el plan de Dios era otro.

Comenzó nuestra lucha. Yo sacaba las fuerzas del AMOR de madre que siento por mi hijo, que todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta: que aguanta cualquier cosa difícil como si nada, porque escuchar y ver la cara de más de 5 doctores y ecografistas, que te miran sin esperanzas y, peor aún: obligada en esos momentos de angustias a tener que entender otro idioma, el alemán; que no es mi idioma madre. Tener que escuchar diagnósticos diferentes, te duele... ¡te duele en el alma! Como mamá no poder hacer NADA, porque las cosas no van a cambiar: si yo comía más o menos, o si yo caminaba más; o si no movía una silla... nada de lo que yo hiciese iba a cambiar el estado de mi hijo… 

No obstante, por mi salud mental decidí SIEMPRE ir sola a todas las consultas. Tuve una mala experiencia al llevar una vez a la mamá de mi esposo: cuando ella escuchó el diagnostico, se quedó muda, y me dijo al salir: — Ale, me das mucha pena... Yo le respondí: —Pero… ¿Por qué pena? Es mi hijo... el hecho de que este enfermo, no le hace menos".  Pero bueno, decidí eso porque uno cuando está en una situación así... necesita FUERZAS de los demás, no que te tengan lastima... 

Cada vez que estaba en el hospital, yo solo quería ver a mi bebé, y coleccionar sus ecografías. Era ver ese corazón palpitar, lo que me impulsaba a seguir... Los doctores no me entendían porque aquí, no es común que una mamá quiera seguir con su embarazo, con un diagnóstico como el mío. Siempre tenía que argumentar horas y horas con el equipo médico por qué yo quería seguir con mi embarazo... Por más enfermo que estaba mi hijo, no era una bolsa de basura que podía desechar, yo les decía: "Yo voy a luchar por mi bebé, sea como sea. Viva un minuto, una hora, meses o 40 años". Nunca me detuve, ni perdí mi FE en que las cosas podían llegar a cambiar, y le pusimos a Joshua de apodo "Milagroso". Lo que nos tenemos que poner a pensar es que un minuto es tan valioso, y no le damos importancia.  (beliefnet.com, s.f.)

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE EL SALVADOR

© 2018

  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES
  • UNICAES